Porque solo aquellas personas que están lo suficientemente locas como para pensar que pueden cambiar el mundo, son quienes lo cambian.