El Contrabando de Gasolina y La Corrupción en Venezuela

El Contrabando de Gasolina y La Corrupción en Venezuela

Desde que el presidente Nicolás Maduro decretara el estado de emergencia y la cuarentena por covid-19 el 17 de marzo en Venezuela, ha sido menos importante la previsión sanitaria que los hechos que acontecen alrededor de la gasolina en el país sudamericano, y la extensa faena que tiene que cumplir un ciudadano común para poder conseguir el combustible.


Esta es una recreación ficticia inspirada en hechos reales del día a día de un habitante de Venezuela que tiene que sortear los efectos de la crisis que atraviesa en este momento el país latinoamericano.

Diego Azuaje es un venezolano de clase media que está actualmente trabajando en casa debido a la cuarentena impuesta por el gobierno para salvaguardar a la ciudadanía en contra de la propagación del coronavirus covid-19, a pesar de que su trabajo le permite la posibilidad de continuar a distancia, tiene que trasladarse eventualmente a comprar comida para su familia.

Diego se levanta un martes en la mañana, son las 6am cuando un mensaje en el grupo de WhatsApp formado por su comunidad un vecino comunica: “Va a haber gasolina hoy en la estación de servicio que está cerca de la urbanización”.

Diego se viste, desayuna rápidamente y despidiéndose de su familia enciende el automóvil que tiene ya poco menos de la mitad del tanque de gasolina y se dirige a la estación de servicio. Al llegar se percata que ya hay una veintena de carros por delante de él, al tomar un lugar detrás del último auto de la cola, un policía uniformado, con tapabocas y lentes oscuros le informa que antes de él hay dos carros más que faltan por llegar, Diego no responde pero entiende por el tono brusco que no debe hacer preguntas.

A los pocos minutos el policía le hace señas de que se aparte y entran dos carros antes que él. Pasa una hora y aún no han empezado a surtir los vehículos, algunos cientes se impacientan y comienzan a preguntar qué está pasando.  La policía anuncia que el camión está por llegar y que no aseguran cuándo van a ser servidos.

Son ya las 12pm y Diego tiene cinco horas esperando dentro de su carro. Por fin llega el camión identificado con las iniciales de PDVSA, siente alivio al ver que comienzan a descargar el tanque en las despensas de la estación de servicio. Una vez el camión ha terminado, llegan otros tres camiones tipo cisterna sin identificar escoltados por efectivos militares uniformados y empiezan a llenar los tanques de los vehículos con la gasolina recién traída.

La gente impaciente comienza a reclamar, los militares se plantan de pie e indican que estos camiones son propiedad de la alcaldía y por tanto tienen prioridad.

Son las 2pm y Diego está ya a tres carros de las islas de llenado cuando un policía se le acerca y le dice que ya no queda gasolina, que tendrá que volver el día siguiente. Le entrega un ticket con un número 3 y le informa que debe entregar ese ticket a los oficiales al día siguiente para poder tener el puesto que tenía en ése momento.

Al llegar a casa, exhausto, hambriento y abatido por el calor y las horas de espera y sin llenar el tanque; Diego revisa su celular, un nuevo mensaje en el grupo de los vecinos anuncia “se vende gasolina, 4US$ el litro”.


El Contrabando Y La Corrupción Militar

Un artículo del noticiero digital Voz de América explica que en los estados que hacen frontera con Colombia, están sorteando la escasez a través del contrabando de gasolina traída del país vecino. En la ciudad de Maracaibo, capital del Edo Zulia esta gasolina traída ilegalmente puede alcanzar un costo de hasta 3$ por litro.

En una conversación con uno de los vendedores de gasolina ilegal, este explica que la situación en sí misma es totalmente atípica, que si bien el tráfico ilegal de combustible siempre ha existido, siempre había sido gasolina extraída de Venezuela que era traspasada para ser vendida en Colombia, pero dado que actualmente la gasolina venezolana estaba tan escasa, han tenido que traer el combustible de Colombia para ofertarlo en Venezuela.

A pesar de que las fronteras con Colombia están cerradas por la cuarentena, el contrabando es posible gracias a las “trochas”, que son carreteras alternas controladas por grupos delictivos de crimen organizado. Las autoridades venezolanas en reiteradas ocasiones han denunciado que existen un centenar de estas trochas.

Lee el artículo completo acá: VOA Noticias: Revendedores Ofrecen Gasolina Colombiana En Venezuela

En otro portal web, en este caso Diario de Las Américas, un reportaje habla sobre la denuncia emitida por el diputado de la Asamblea Nacional (AN) por el estado Lara, Guillermo Palacios, sobre hechos que inmiscuían a la Alcaldía de Morán de la misma entidad representada por el diputado.

En la denuncia establece que la propia alcaldía envía vehículos tipo cava a las estaciones de servicio para que sean surtidos de combustible, el cual es posteriormente vendido en el mercado negro por un monto que alcanza hasta los 3$ por litro.

Según Palacios, estos vehículos poseen una capacidad de 180 litros de combustible, son llenados y después la gasolina se descarga en contenedores individuales que luego son revendidos. Al final de este proceso, los camiones son enviados nuevamente a las gasolineras.

Esto representa una estafa a la ciudadanía que está esperando la gasolina y no la encuentra por el desabastecimiento que hay en el mercado venezolano, producto de la crisis que ha generado el régimen al destruir PDVSA” – Señaló Palacios.

Lee el artículo completo acá: Diario Las Américas: Aumentan Denuncias de Sustracción Ilegal de Gasolina

Esta situación totalmente atípica y hasta surrealista hace un gran contraste con la historia de Venezuela hasta ahora, el país que alguna vez pudo jactarse de ser la nación con la gasolina más barata del mundo, posee actualmente el costo de combustible más alto del mundo.

En un país donde los habitantes han denunciado que han tenido que pagar hasta 4US$ por litro se puede entender que exista tanta desidia, más aún si al revisar las noticias y distintas fuentes, tanto medios internacionales como propios del país donde la gente no sólo denuncia a los revendedores ilegales de gasolina, sino las arbitrariedades de los militares que exigen pagos en dólares para poderse surtir en una estación de servicio, como videos en los que se les ve llenando contenedores para luego llevárselos a paraderos desconocidos.

Los niveles de costo están por encima de los costos de la gasolina en Hong Kong donde se conoce que se vende la gasolina más cara del mundo. De acuerdo con el sitio web de Royal Dutch Shell en la ciudad china, la gasolina costaba 2,15US$ por litro.

-DARH

 Gasolina Venezuela Corrupcion Socialismo NicolasMaduro Opinion DARH
 15/05/2020

Artículos que podrían interesarte 🔥