El Origen de Las Protestas en Hong Kong

El Origen de Las Protestas en Hong Kong

Cuatro meses han transcurrido ya desde que se presentara ante el parlamento de Hong Kong un proyecto de ley de extradición, la cual fue el detonante de las manifestaciones que hasta la fecha no han sido detenidas.

Dicha ley propone que los residentes de Hong Kong, sospechosos de haber cometido delitos, puedan ser extraditados a la China Continental y por ende ser enjuiciados según las leyes de la última.

Esta ley se da, debido a que en el año 2018 una mujer fue originaria de Hong Kong fue asesinada en Taiwán. De acuerdo con las autoridades, el principal sospechoso del delito es el novio de la mujer, pero que por este estar residido dentro de Hong Kong, no es posible extraditarlo y presentarlo a juicio en Taiwán.

De acuerdo con la propuesta y con sus partidarios, el fin de esta es el poder evitar que Hong Kong se vuelva un paraíso para delincuentes. Mientras que en contraparte, sus detractores reclaman la posibilidad de que esta ley sea utilizada por las autoridades chinas para extraditar a opositores políticos bajo tela de juicio. Y que esto también suponga dejarlos en manos del sistema jurídico de Beijing, lo que no podría asegurar que se respeten los derechos de los prisioneros políticos.

Otro de los puntos de la ley que preocupa a sus opositores, es que una vez que la persona sea extraditada al gobierno de China Continental, el gobierno de Hong Kong no tendría autoridad para supervisar el proceso de extradición.

Cabe destacar que dicho proyecto de Ley fue retirado oficialmente el 4 de septiembre de este mismo año, pero las protestas siguieron en pie porque la jefa de gobierno, CarrieLam, no accedió al resto de las demandas de los manifestantes.

El resto de demandas incluyen:
  • Investigación sobre brutalidad policial cometida en las manifestaciones.
  • Liberación de detenidos durante las protestas.
  • Retirar el calificativo de “revuelta” impuesto a las manifestaciones.
  • Aplicación en ley de sufragio universal para elegir al jefe del poder ejecutivo local.

Carrie Lam, reconoció que retirar el proyecto de Ley de extradición no supone el fin del descontento social que causó el estallido de las manifestaciones, pero así mismo cuestionó sobre si la forma correcta de mediar sea el aumentar la violencia en las protestas y los disturbios.

Como respuesta a la creciente ola de manifestaciones, la líder hongkonesa asignó un comité que se encargará de revisar “los problemas más arraigados de la sociedad” y llevar respuestas al Gobierno para así buscar soluciones a estos.

Leer: Claves Básicas Para Entender Protestas en Hong Kong


El día 04 de Octubre fue aprobada una medida en contra del uso de máscaras durante las protestas, lo cual enardeció aún más el espíritu de las mismas. Esto supone como temen muchos, el inicio de un conjunto de leyes y ordenanzas cada vez más represivas contra las manifestaciones. Pero nuevamente, Carrie Lam declaró que es una medida necesaria pero que Hong Kong aún no se encuentra en estado de emergencia.

Leer: Furia En Protestas Por Prohibición De Usos De Máscaras


Aunque el detonante de las protestas fue retirado ya por la jefa de gobierno, las manifestaciones siguen en pie, debido a que los manifestantes exigen que se cumplan todas suspeticiones y no únicamente una de ellas.

Tras todo esto ocurre un punto que preocupa a algunos expertos en las leyes de Hong Kong y es la posible aplicación de una mayor represión contra los manifestantes. Hay una ley estatal de emergencia, la Ordenanza de Regulaciones de Emergencias, esta fue utilizada por última vez en el año 1967 durante una serie de disturbios impulsados por los partidos de izquierda.

La aplicación de esta ley implicaría primero la prohibición del uso de máscaras en las protestas, el uso de mayor fuerza de represión, autorizar arrestos y castigos por disturbios, censurar a la prensa y hasta confiscar propiedades, al igual que cambiar leyes y hasta aplicar nuevas.

Según la prensa hongkonesa, distintas fuentes del ejecutivo regional consideraban a dicha ordenanza como una forma de poner fin a las protestas, mientras que por su parte, Lam manifestó que su administración estaba aún buscando otras leyes que pudiesen aplicarse.

 


Hong Kong, una de las principales y más importantes ciudades de China. Posee su propia moneda, identidad cultural y propio sistema político. A pesar de pertenecer al territorio chino, los propios residentes de la ciudad no se consideran chinos a sí mismos sino “hongkoneses”.

Esto sucede porque la ciudad durante 150 años fue colonia británica, hasta que fue devuelta a China en el año 1997, actualmente el modelo de gobierno de Hong Kong sigue persiguiendo el esquema británico, por lo que se diferencia del sistema de gobierno del resto de la nación.

Su ley contempla libertades que no se encuentran en el resto de China, por lo que garantiza un sistema democrático transparente que hace contraste con la ley de la nación continental. La ley de Hong Kong contempla (a diferencia del resto del territorio chino) el derecho a la libre protesta y a la libertad de expresión.

El problema aumenta, debido a que la población de hognkonesa se siente cada vez más invadida por el gobierno de China Continental, debido a que este aumenta progresivamente su influencia política, cultural y económica dentro de Hong Kong.

El ejemplo principal que ponen muchos de los protestantes hongkoneses es el encarcelamiento que sufrió un grupo de dirigentes y activistas del movimiento “Occupy”, quienes en 2014 ocuparon el distrito financiero de la ciudad durante un periodo de 79 días.

Adicionalmente, los hongkoneses miran con preocupación que cada vez más son los residentes de China Continental dentro de la ciudad, así como la influencia del gobierno de Beijing en los medios de comunicación que se ven cada vez más censurados.

 Beijing  HongKong  ProtestasEn HongKong  Cronica  DARH  China  Asia

Artículos que podrían interesarte 🔥