La Crisis De Gasolina en Venezuela

La Crisis De Gasolina en Venezuela

Incongruente, quizá esa palabra describa la situación que viven hoy en día los venezolanos, que si ya tienen que enfrentar la crisis económica, la cuarentena por la pandemia de covid-19 (que también ha ralentizado la evolución de la economía interna), el colapso del sistema tributario, el quiebre del sistema de salud y como si esto no fuera ya bastante, Venezuela, otrora potencia petrolera, no tiene gasolina.

Es común que hoy día, en mayo de 2020, si le preguntas a algunos venezolanos su opinión respecto a la cuarentena, muchos te respondan que realmente la cuarentena por el coronavirus es también una tapadera impuesta por el gobierno de Nicolás Maduro para intentar cubrir el hecho de que Venezuela está cada vez más cerca de agotar sus últimas reservas de combustible fósil.

 

El paro de las refinerías de PDVSA

La historia de la refinación de hidrocarburos en Venezuela data desde el año 1882, cuando se instala el primer alambique de producción de keroseno en el estado Táchira, en la hacienda La Alquitrana propiedad de la familia Pulido, dicha instalación llegó a producir un total de 15 barriles diarios de keroseno.

Desde allí comenzó el auge petrolero en Venezuela, a partir del año 1913 el sector comienza a tener su crecimiento más trepidante, frenado únicamente por las políticas de gobierno instauradas por Juan Vicente Gómez, quien previendo las concentraciones de obreros y sus consecuencias no permitió la instalación de grandes refinerías en el país.

En el año 1943 y con la creación de la nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos, se promueve en el país la actividad refinadora, tras un acuerdo en el que se establecía que en el año 1983 y una vez vencidas las concesiones, todos los activos pasarían a ser propiedad de la nación.

Tras un cese de las inversiones en el sector por el motivo de la inevitable nacionalización por el final de las concesiones, en el año 1975 la industria petrolera es nacionalizada en su totalidad y es creada la corporación Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA).

En el año 1999 comienza el gobierno del fallecido Hugo Chávez, para ese entonces las refinerías de PDVSA contaban con la tecnología más avanzada del mundo y estaba dotada con procesos de conversión profunda, capaces de extraer todos los derivados del crudo venezolano, característicamente ácido, pesado y de mala calidad.

En diciembre del año 2002 es convocado un paro petrolero por Fedecámaras y la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) que se prolongó hasta febrero de 2003. El motivo principal para la convocatoria fue el ataque a la meritocracia hecho por Chávez en abril de 2002 cuando designa una nueva junta directiva de PDVSA dirigida por el economista de izquierda Gastón Parra Luzardo como reemplazo del general Guaicaipuro Lameda.

Una vez que el paro llegó a su fin, el gobierno ordena la toma militar de PDVSA y el despido de alrededor de 18.756 trabajadores de la industria petrolera bajo la excusa de que habían incurrido en “abandono del trabajo”, sumando casi 300.000 años de experiencia y conocimientos de la industria que dejaban la empresa por la fuerza.


Tras el paro cívico-petrolero y el golpe de estado orquestado en Abril de 2002 contra Chávez, se ordena la militarización de PDVSA ya que el presidente confiaba en que con esta medida no se volvería a repetir un hecho como los suscitados anteriormente.


El resultado real ha sido la destrucción progresiva de la corporación así como de la meritocracia, la industria petrolera comenzó a decaer y las instalaciones a degradarse por falta de mantenimiento, lo cual desencadenó una serie de accidentes entre los que podemos destacar:

  • La explosión en la refinería de Amuay en el año 2012, dejando un saldo de 55 muertos y 156 heridos. A partir de este hecho se producen accidentes e incendios en los años 2013, 2017, 2018 y 2019 hasta su paralización total en enero de 2020.
  • Incendios y explosiones en la refinería de Cardón en el 2013 y una vez más en 2017 cuando se intentó reactivar. También paralizada totalmente en 2020.
  • Incendios en El Palito en los años 2012 y 2017, la refinería se paraliza en el año 2017.
  • Paralización total de la Refinería de Bajo Grande en el año 2017.
  • La refinería de Puerto La Cruz sufrió un incendio devastador en el año 2013, tras este hecho la refinería no se pudo recuperar y está paralizada desde el 2016.

La Crisis Actual

A pesar de que la escasez de gasolina no es un tema nuevo, sino que por el contrario es un problema crónico en Venezuela desde hace varios años, esta se ha visto aún más marcada durante la pandemia. Mientras que en años anteriores el desabastecimiento era más pronunciado en los estados del interior, el punto que ha alcanzado es tan grave que incluso Caracas (anteriormente siempre abastecida) enfrenta las consecuencias de la caída del sector productor del país.

La mayoría de las gasolineras alrededor del país se encuentran cerradas y en aquellos sitios donde hay algunas funcionando, las filas de vehículos en espera del servicio alcanzan y a veces hasta sobre pasan el kilómetro de longitud.

Desde el día 17 de marzo de 2020, cuando entra en vigencia la cuarentena nacional, las quejas de la gente por la falta de suministro de combustible se han hecho cada vez más pronunciadas; en algunos casos denunciando en redes sociales como Twitter, que los funcionarios de cuerpos militares y policiales exigen el pago de “una vacuna” (soborno) para permitir a la gente surtir sus vehículos de combustible.

El gobierno de Nicolás Maduro escuda la escasez tras la excusa de los constantes bloqueos que la administración de Estados Unidos le ha impuesto al gobierno venezolano desde principios del año 2019, así como de ser víctimas de un “perverso plan de bloqueo naval de Estados Unidos”, el cual estaría impidiendo que ingresen al país los insumos necesarios para la producción de combustible.

Sin embargo, en contraste con las declaraciones de Nicolás Maduro y su gabinete, los especialistas sostienen que todo lo que está sucediendo es el resultado de casi 20 años de mala gestión en PDVSA, así como la falta de inversión y los casos de corrupción.

En un reportaje emitido por la BBC, el experto de Inter American Trends, Antonio de la Cruz explica que “los parques de refinería del país (Venezuela) colapsaron y la producción nacional de gasolina es muy baja”. Así mismo, también indicó que “los parques están trabajando a un 10% o 15% de su capacidad”.

Lee el artículo completo acá: BBC Mundo: America Latina

Aunque evidentemente los problemas de administración y los presuntos casos de corrupción denunciados en PDVSA son la causa inmediata de la catástrofe energética en la que se ha sumido Venezuela, también podemos decir que todo esto efectivamente empeoró aún más cuando Donald Trump dio inicio a su escalada de bloqueos internacionales a la petrolera estatal del país sudamericano.


Para compensar la baja producción de las refinerías nacionales, el gobierno de Maduro había optado por intercambiar el crudo venezolano por gasolina, principalmente a través de la rusa Rosneft, la cual también fue víctima de la amenaza de sanciones de parte del gobierno de Trump si no cesaba sus intercambios con Venezuela.


En marzo, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a Rosneft Trading, la filial de Rosneft, la cual había estado colocando el crudo venezolano en el mercado internacional; pero que debido a las sanciones tuvo que paralizar los intercambios con Venezuela, quedando de esta forma ese escape de las sanciones que Trump impuso al gobierno de Maduro y PDVSA.

La crisis de gasolina en la pandemia

El sector salud es uno de los más afectados por esta situación, debido a que gracias a la falta de combustible y a los rigurosos controles que el gobierno ha impuesto a su distribución a nivel nacional, tanto pacientes como personal médico encuentra vuelta una odisea el transportarse a clínicas, hospitales y centros asistenciales.

Varias ONG en Venezuela han denunciado a medios de comunicaciones nacionales e internacionales que es complicado atender casos críticos como los pacientes de diálisis y que cerca de 10.000 enfermos del riñón corren peligro si no se soluciona el problema de la escasez de gasolina.

El otro sector que preocupa a la población es el de alimentación, desde el principio de la cuarentena se llenó las redes sociales de diferentes reportajes y denuncias de la poca y a veces nula distribución de gasolina hacia los sectores agrícolas, así como material audiovisual sobre las cosechas que se perdían por falta de medios para su distribución.

 

 PDVSA CrisisGasolina Venezuela Maduro Trump Latinoamerica CrisisPetroleo Gasolina DARH
 11/05/2020

Artículos que podrían interesarte 🔥