La minería ilegal en Venezuela.

La minería ilegal en Venezuela.

El parque nacional Canaima es la segunda área natural protegida más grande del país Venezuela y fue declarado patrimonio natural de la humanidad por la UNESCO en el año 1994. Actualmente es el sector de dicho país que en mayor peligro se encuentra debido a la minería ilegal que funge en dicho territorio. Esta actividad ilícita se está realizando en el estado Bolívar en lo que llaman “el arco minero” o “la cadena de oro” que está formado por las entidades de El Palmar, Guasipati, El Callao, Tumeremo, el kilómetro 88, El Dorado y Las Cristinas. Entre el año 2012 y el año 2014 salieron a la luz las primeras denuncias y noticias respecto a la minería ilegal y desmedida que estaba ocurriendo y que comenzaba ya a afectar al parque nacional antes mencionado, en una primera instancia estas noticias salieron de la voz de diferentes reporteros de noticias venezolanas y las cuales fueron prontamente respaldadas por las tribus nativas que habitan en el lugar, estas últimas no sólo denuncian el hecho de que la actividad ilegal está afectando lo que para ellos siempre ha sido un territorio sagrado, sino de igual manera expresan que esto está afectando a la salud y el bienestar de las comunidades dado que los diferentes métodos y químicos que se utilizan en la minería para la remoción de los suelos se ponen en contacto con las personas causando diferentes enfermedades y complicaciones de Salud.

El gobierno de Venezuela se ha pronunciado en diferentes oportunidades al respecto, inclusive haciendo énfasis en el hecho de que a pesar de que la minería es un problema difícil de enfrentar ellos están haciendo lo posible por detener la destrucción que esta conlleva. Estas declaraciones han sido contrariadas e inclusive desmentidas en reiteradas ocasiones por los denunciantes y diferentes defensores de Canaima alegando de que no sólo el gobierno hace muy poco y hasta nulo esfuerzo en detener estas actividades criminales, sino que también hacen la vista a otro lado y hasta se han presentado pruebas y testimonios de cómo el mismo es cómplice de la minería, pues se han entregado testimonios de que los distintos puntos mineros son controlados por “sindicatos” que son resguardados y controlados por el ejército bolivariano.

Se ha denunciado de que no sólo el ejército bolivariano es el que controla las operaciones de las llamadas “bases” o “sindicatos” mineros en el estado bolívar, sino también se denuncia que son los organismos castrenses los que proveen a estos sindicatos de armamento para el control de las bases que tienen estructuradas en la zona, no obstante, esto a cambio de que la extracción de oro sea compartida en partes iguales tanto entre los líderes de los sindicatos mineros como con los oficiales del ejército, que a su vez comparten este dinero con gente en altos cargos políticos dentro del gobierno de Venezuela, creando así una interminable cadena de corrupción que es la que mantiene viva y latente la actividad delictiva en el arco minero guayanés.

El término “Arco Minero” nace de un proyecto impulsado en el año 2016 por el gobierno de Nicolás Maduro, el cual explicó que se trataba de un plan de “Extracción regulada” de oro, con el fin de recaudar la cima estimada de 8,900 toneladas de oro para el año 2025. En un principio esta iniciativa fue controlada por transnacionales, sin embargo con la proliferación de la llamada “fiebre del oro”, estas fueron yéndose del país por el crecimiento de grupos delictivos que se abrían paso a la fuerza para controlar la explotación aurífera al punto de llegar a lo que está ocurriendo hoy día.

 Minería ilegal Venezuela oro crimen explotación Canaima UNESCO aborígenes naturaleza medioambiente preservación
 12/08/2019

Artículos que podrían interesarte 🔥