Ser lapidado por tener el Covid-19 en América Latina

Ser lapidado por tener el Covid-19 en América Latina

Más allá de las consecuencias clínicas por padecer el virus, estar en riesgo (aunque en un muy bajo porcentaje) de morir y las complicaciones económicas que están alarmando a cientos de miles; el riesgo en América Latina por tener coronavirus es uno más complejo. Ser víctima de la estupidez.

Desde mediados de febrero hasta nuestros días continúan apareciendo decenas de casos alrededor del “continente” de personas que son agredidas e insultadas por poseer -o ser sospechosos- el coronavirus dentro de sus organismos. Como monstruos han sido rechazados por personas que temen que el virus se les infecte por estar cerca –y no hago referencia a una distancia inferior a un metro, hago referencia aquel vecino del barrio que teme que su vecino se lo pueda prender-. También, personas agredidas por tomar del pelo con el virus -algo que puede generar indignación en algunos pero no es delito-, como los turistas en Brasil quienes disfrazados de la cerveza Corona ® con el lema ‘Corona-Virus’ fueron insultados por mofarse cuando gente muere en Asia. Claro, hay que respetar la moral en época de coronavirus, ya que los seres humanos no nos burlamos de personas con Tifus, cáncer, VIH, sífilis, gonorrea, malaria u otras enfermedades. No, el ser humano es muy respetuoso.

En Puerto Príncipe, por ejemplo, una profesora universitaria quien era sospechosa de padecer el Covid-19, casi fue agredida por los locales quienes buscaron hasta prenderle fuego a su hogar estando ella y su pareja dentro. Vamos, unos homicidas a toda regla. En Tabasco, una mujer quien se desempeña como química, fue víctima en redes sociales cuando el director de Fomento Económico del Ayuntamiento de Cárdenas, la exhibió despectivamente usando información falsa e indicando la dirección de su hogar, sus números telefónicos y alarmando a la ciudadanía con la “peligrosidad” que representaba aquella mujer por tener el virus.

En Argentina, un ciudadano chileno después de realizar actos obscenos e insultar a un grupo de periodistas, les estornudó en la cara argumentando que tenía ‘coronavirus’. Algo muy similar ocurrió en Colombia, ‘el mejor país del mundo duélale a quien le duela’, donde un sujeto le tosió a la cara de una empleada del aeropuerto El Dorado de Bogotá, todo por una gran fila que tuvo que soportar antes de ingresar al avión que lo llevaría a su destino.En Neiva, la capital del departamento del Huila en Colombia, un grupo de sujetos atacaron a piedra la vivienda de dos adultas mayores que padecen de coronavirus, las primeras infectadas de la ciudad. El Gobernador Luis Enrique Dussán tuvo que salir a pedir ‘prudencia’ a los inadaptados que atacaron a las dos ancianas. En Soacha, un municipio cercano a Bogotá, un joven de 26 años que recientemente había estado en Quito por turismo, fue apedreado por sus vecinos por ‘traer el virus’.

Continuando en Colombia, diferente personal médico ha denunciado en medios de comunicación que se han visto maltratados por la comunidad quienes huyen de ellos por ‘posiblemente’ tener el coronavirus, ya que atienden a personas contagiadas. Recientemente, el periódico El Tiempo publicó la declaración de una joven médica llamada Juana Caicedo quien denunció que su arrendador le dijo y cito: “Si usted es médica, no le puedo arrendar el apartamento porque puede traer el virus al edificio”. A lo que se suma la denuncia de otros médicos y enfermeras que aseguran que en el trayecto de su hogar a los centros médicos o viceversa han visto el rechazo de la ciudadanía en el transporte público solo por su oficio –el cual se evidencia por su uniforme-. Lo absurdo de la situación es que esa gente es la primera en salir a aplaudir en honor a los médicos que trabajan por la pandemia. Es tal el rechazo y repudio que sienten algunos por el personal médico que el Ministro de Salud tuvo que salir en televisión pública a pedir respeto por quienes ejercen la profesión y más cuando arriesgan la vida por otros. En Jalisco, México, sucedió algo muy similar. Edith Mujica Chávez, presidenta ejecutiva de la comisión de enfermeras aseguró que a algunas de sus compañeras no les han permitido movilizarse en transporte público y que a una de ellas la bañaron con agua y cloro. Vamos, agresiones repudiables desde todo punto de vista. 

Evidentemente estas agresiones no se han presentado solo en América Latina, cretinos hay en todo el mundo. En Londres, un joven asiático fue brutalmente golpeado por unos salvajes que mientras lo ultrajaban le gritaron “no quiero tu coronavirus en mi país”. Un caso más de violencia contra los chinos y asiáticos –confundiéndolos con chinos-, sumado a los narrados en el artículo titulado “De racistas y “chinófobos” el cual puedes leer en Marginal.TV. En Bélgica, un ciclista profesional fue agredido por un conductor quien lo empujó a un lado de la vía y lo agarró a patadas. En Ucrania, los repatriados de Wuhan fueron tras ser atrapados por una barricada, apedreados dentro del bus en el que se movilizaban; el revuelo fue tal que las autoridades nacionales tuvieron que reforzar la seguridad de los evacuados con un convoy. En Kenia, un hombre de 35 años fue brutalmente golpeado por un grupo de jóvenes luego de que estornudara. Estos le generaron graves heridas que lo llevaron a una corta hospitalización.

Si esto sucede con un virus que si bien es delicado no es tan grave como otros a lo largo de la historia, no me quiero imaginar qué pasará en el futuro cuando surja uno que erradique a millones de personas como si fuesen plagas. ¿Qué harán en el futuro? ¿Matarlos? ¿Aislarlos como la película ‘Virus’? o bien aislarlos como sucedió en el pueblo Agua de Dios en Colombia, donde obligaron a miles de leprosos a vivir lejos de sus familias, prohibirles la entrada a estas y la salida a los enfermos. Repudio que por ejemplo tuvo que vivir Luis Antonio Calvo, uno de los mejores compositores colombianos con una obra tan memorable como el “Intermezzo No. 1".

 

-César Zalamea.

Tu voz aquí >>> https://anchor.fm/santiago-acera/message

 Lapidación golpeados coronavirus covid-19 kenia belgica américa latina latinoamérica virus pandemia violencia intolerancia colombia ecuador chile argentina méxico perú

Artículos que podrían interesarte 🔥