África crea la mayor zona de libre comercio de su historia

África crea la mayor zona de libre comercio de su historia

Líderes de toda África han firmado la creación de una zona de libre comercio continental que podría unir a 1.300 millones de personas, crear un bloque económico de $ 3.4 billones e iniciar una nueva era de desarrollo.

Tras cuatro años de negociación, en marzo se acordó formar un bloque comercial de 55 naciones, lo cual preparó el camino a la cumbre de la Unión Africana celebrada el domingo 7 en Níger, donde se anunció a Ghana como futura sede de la zona comercial y se mantuvieron debates acerca de cómo funcionará el bloque.

La nueva Zona de Libre Comercio Continental de África (AfCFTA) es la más grande que se ha creado desde la fundación de la Organización Mundial de Comercio en 1994. Se espera que la AfCFTA libere el potencial económico de África al impulsar el comercio intrarregional, fortalecer las cadenas de suministro y expandir el capital humano.

"Los ojos del mundo están dirigidos hacia África", declaró Abdel Fattah el-Sisi, presidente de Egipto y actualmente también de la Unión Africana, "El éxito del AfCFTA será un verdadero test para lograr el crecimiento económico que hará realidad el sueño de bienestar y calidad de vida de nuestra gente", afirmó.

África tiene mucho por hacer: su comercio intrarregional representó solo el 17% de las exportaciones en 2017, frente al 59% de Asia y el 69% de Europa. África no ha sido parte del auge económico que otros bloques han experimentado en las últimas décadas. Los miembros se han comprometido a eliminar la mayoría de los aranceles, ello aumentará el comercio africano entre un 15 y un 25% a medio plazo, aunque para los economistas siguen existiendo importantes obstáculos como falta de carreteras e infraestructura ferroviaria, zonas activas de conflicto, excesiva burocracia fronteriza y persistente corrupción.

África tiene ya un catálogo de zonas comerciales que han contribuido más bien poco, pues muchas veces tienen competencias superpuestas y rivalidades administrativas. Están por ejemplo COMESA, el SADC, ECOWAS y EAC, y sólo esta última ha logrado ciertos avances. Estos acuerdos regionales seguirán funcionando pues el papel del AfCFTA es liberalizar el comercio entre estados que no comparten ningún otro acuerdo.
 
El nuevo acuerdo recibió un impulso el martes 2 cuando Nigeria, la mayor economía de África, firmó su entrada junto a Benin. 54 de los 55 estados de África ya se han inscrito pero solo la mitad lo han ratificado. Un obstáculo en las negociaciones es que no todos tienen los mismos incentivos. Para Nigeria por ejemplo, los beneficios de ser miembro podrían ser menores porque su economía está menos diversificada y depende más del petróleo. Responsables nigerianos han expresado su preocupación de que el país podría saturarse de bienes de bajo precio, eso perjudicaría su ya de por sí débil industria manufacturera y agraria, impidiendo la diversificación de su economía.

En contraste los fabricantes sudafricanos se encuentran entre los más desarrollados de África, y gracias a la AfCFTA podrían expandirse rápidamente hacia África occidental y septentrional, adquiriendo clara ventaja sobre los fabricantes de otros países. El distinto peso económico de cada país también complica las negociaciones. Nigeria, Egipto y Sudáfrica representan más del 50% del PIB acumulado de África, mientras que por ejemplo las naciones insulares apenas representan un 1%.

Por otro lado la cumbre impulsó un sistema de pagos digitales para la zona y los instrumentos para monitorear las normas y tratar de eliminar otros obstáculos al comercio. Hay muchas esperanzas de que el AfCFTA sea un punto de inflexión en la historia de África.

 africa comercio libre comercio en africa africa desarrollo AfCFTA COMESA SADC ECOWAS EAC Abdel Fattah el-Sisi
 09/07/2019