Ciberdelincuencia Durante La Pandemia

Ciberdelincuencia Durante La Pandemia

Aunque parece que tenemos demasiado de qué protegernos acualmente, en una época en la que luchamos activamente contra un virus pandémico que ha traído consigo la pronunciación de las crisis económicas y sociales que atraviesan muchos países, resulta que estos no son nuestros únicos enemigos, se ha sumado a la lista también la ciberdelincuencia, un factor del cual las autoridades están conscientes y que han advertido a la población desde los principios de la crisis sanitaria que atraviesa el mundo.

La ciberdelincuencia no es para nada un concepto nuevo, ni nacido bajo las circunstancias que vivimos, pues más de una vez habremos conocido de diferentes casos de estafas por internet, así como de casos de extorsión y de robo de datos sensibles, tanto de identificación como financieros.

El mayor problema con esto es que sacando ventaja de aspectos como la incertidumbre, el aislamiento y el tráfico de falsa información a la que se exponen los individuos, la cibercriminalidad ha logrado crecer incluso más rápido que los números de casos de personas infectadas con el covid-19.


Delitos como el acaparamiento de insumos médicos para su reventa, son de los más comunes y a los que estamos expuestos en esta situación.


Si bien podemos decir que sacar provecho cubriendo la necesidad de otros, es uno de los puntos de inicio de cualquier negocio y/o emprendimiento, hay límites morales que deben tenerse claros antes de evaluar la frase “cubrir la necesidad”, ya que no es lo mismo ubicar un productor de gel antibacterial durante una crisis sanitaria, para poder establecer un lazo de distribución entre el productor y el consumidor final, a en caso contrario, comprar todas las existencias de dicho gel en una farmacia para luego vender el mismo producto en internet a cinco veces su precio establecido.

El Fraude En Línea

Desde que se declaró la situación como crisis sanitaria internacional, entes de seguridad como la Interpol y la ONU han alertado a las naciones sobre el aumento de páginas que ofrecen tratamientos milagrosos y productos para combatir el coronavirus, así como de venta de material sanitario defectuoso sin ningún tipo de restricción y a precios exorbitantes.


Hace casi un mes atrás, la Interpol decomisó más de 34.000 mascarillas falsas y millones de unidades de fármacos, además de una operación de cierre de aproximadamente 2.500 páginas web en las que se ponía en venta este material.


La Interpol a través de su mecanismo, la Operación Pangea en colaboración con 90 países, dio como resultado principal la incautación de cloroquina, el cual es un medicamento contra la malaria que se usa contra el coronavirus de manera experimental.

Hasta la semana pasada, la Operación Pangea había detenido a 121 personas alrededor del mundo, lo cual marca un récord en la clasificación de delitos sobre productos farmacológicos. Aunque los expertos no poseen cifras concretas del alcance que tiene la criminalidad en internet actualmente, estiman que actualmente el volumen de este negocio que implica revender fármacos en línea, alcanza los miles de millones de dólares.

Los fármacos que se ofertan suelen ser auténticos, pero en su mayoría han sido robados o están caducados.


El Miedo Como Principal Vulnerabilidad Aprovechable

El experto por parte de la ONU sobre cibercriminalidad, Neil Wash, asegura que las actividades delictivas se han disparado principalmente gracias al miedo globalizado. Esto aunado al aislamiento y la distancia física de familiares y amigos de la posible víctima, permite un ambiente propicio para los engaños on-line.

El phishing es una de las armas más utilizadas por cibercriminales, más aun actualmente, pues envían correos usurpando la identidad de empresas, bancos e instituciones (como la OMS) para redirigir a la víctima a una página web donde roban sus datos, así como también entran al computador de la víctima liberando en su sistema un virus del tipo ‘ransomware’.

Los ransomware son virus que infectan el sistema cuando el usuario abre un archivo maligno, o al instalar una aplicación que libere el virus dentro del ordenador. Estos virus se encargan de encriptar parcial o totalmente el sistema, permitiendo al dueño del virus demandar un pago para poder liberar el sector encriptado del usuario.

El analista de ciberseguridad de la empresa Bitdefender, Liviu Arsene, explica que incluso se ha encontrado con virus maliciosos relacionados con información respecto al coronavirus usurpando la identidad de instituciones de salud reconocidas como la OMS.

El Sector Más Vulnerable

La presa más fácil de atacar para los hackers son en general los adultos mayores, puesto que en general están poco acostumbradas a utilizar internet y durante la cuarentena se ven forzadas a entrar en línea para entretenerse, comunicarse o hacer trámites que no pueden gestionar en persona por las restricciones de la cuarentena.

El director de la Iniciativa Global Contra la Criminalidad Organizada Transnacional (proyecto de seguridad internacional de la ONU), Mark Shaw, advierte que los ciberdelincuentes están al tanto de que hay más gente conectada de la que nunca ha habido y aprovechan esta oportunidad para sus fechorías. Así como también explica que la gente que compra por primera vez en línea, es la más expuesta a este tipo de ataques.

Otro grupo vulnerable es el de personas dependientes de plataformas de entretenimiento en línea como Netflix.

Según Bitdefender, entre el 18 y el 23 de marzo, en Brasil se enviaron a los usuarios de Netflix un total de 183.000 correos firmados con el logo y el nombre de la plataforma, con el fin de utilizar phishing como método de fraude contra los usuarios.

¿Quieres saber más?

Mecanismos de lucha contra el crimen organizado transnacional - ONU (PDF)

www.efe.com/efe/america/destacada/ciberdelincuencia-la-otra-epidemia-viral/20000065-4214376

 Pandemia  Ciberdelincuencia  Coronavirus  Riesgo  Delincuencia  Prevencion  DARH
 16/04/2020

Artículos que podrían interesarte 🔥