489 vistas
July 4th at 12:50pm

Pederastía en las Instituciones Religiosas en Australia

Hola Humano,

Bienvenido a un cortodocumental de MarginalMedia.

La cuarta entrega de esta serie sobre el país en el que resido desde hace 25 años. Intento mostrarte lo mejor y lo peor de Australia de una manera que no encuentres por otra parte. El episodio de hoy refleja bien esa intención, lo mejor y lo peor, yendo de la mano.

Lo peor algunas veces es conocer la verdad, lo mejor siempre es tener la valentía para buscarla. Australia tiene un instrumento de gobierno fantástico implementado desde hace más de 100 años que se llama "Royal Commission" (o "Comisión Real"). Lo que es, es una investigación pública sobre un tema en particular. Cuando un problema social comienza realmente a oler mal; cuando la preocupación sobre algo se siente, se palpa, crece, se oyen las voces de las víctimas, cuando la gente pide que se haga algo al respecto… el gobernador general, tiene la potestad de establecer una "comisión real" para investigar y sugerir soluciones al problema.

Cuando decide dar ese paso adelante, el gobierno, que es quien aconseja al gobernador general, pone mucho cuidado en enmarcar los términos de referencia de cual va a ser el objetivo final de esa comisión, porque la comisión, que estará formada por un grupo de gente experta e independiente, va a meterse dentro de lo que seguramente es un tema controvertido y escabroso y va a destapar toda la suciedad que haya en él. Y porque el poder de la comisión es considerable. El comisionado real tiene poderes coercitivos que pueden adentrarse en los sistemas de protección que los grupos poderosos usan para protegerse de investigaciones convencionales. Los investigadores de la Comisión Real cuentan con tiempo y recursos para hacer su trabajo. Cuando llegue el momento de informar sobre el resultado de sus investigaciones fácil que ya exista un gobierno diferente al que promovió la comisión. Este no es un ejercicio político, este es un ejercicio social; un fortalecimiento de la democracia. Un instrumento para responder a las preocupaciones del pueblo, para enfrentarse a los propios fantasmas de la sociedad, para desterrar las propias miserias y crear justicia, cueste lo que cueste, caiga quien caiga.

Este vídeo está basado en los hallazgos de una de estas comisiones reales. Iniciada en 2012 por un gobierno de izquierdas, concluida en 2107 por un gobierno de derechas. La comisión real es lo bueno, lo malo es lo que encontró.

PEDOFILIA EN AUSTRALIA

La Comisión iniciada en noviembre de 2012 por la entonces primer ministro laborista (o izquierdista) Julia Gillard fue llamada Comisión Real sobre Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil.

Los resultados de la Comisión hechos públicos en diciembre de 2017 fueron calificados por el primer ministro liberal (o derechista) Malcolm Turnbull como "una desgracia nacional"

Yo supe que iba a hacer este vídeo cuando en octubre de 2016 la policía australiana acudió a Roma para interrogar al cardenal George Pell. George Pell, la figura más prominente de la Iglesia Católica en Australia ya había declarado dos veces ante esta Comisión Real. Cuando estaba citado en diciembre de 2015 para hacerlo una tercera vez pidió responder por vídeo desde el Vaticano y no tener que viajar a Australia, por razones de salud. Su solicitud fue rechazada pero se accedió a posponer su cita. Durante 2016 comenzaron a surgir noticias de que el cardenal estaba siendo investigado por la policía. Pell siguió alegando razones de salud para no viajar a Australia. Comenzó a parecer que se escondía tras las puertas del Vaticano. En marzo fue finalmente autorizado a dar testimonio ante la comisión por vídeo. Al seguir sin aparecer por Australia, en octubre, la policía viajó hasta Roma para interrogar a Pell sobre acusaciones de abuso sexual infantil; ya parecía claro que algo grave se estaba cociendo. 

Estas imágenes son de esa interrogación en 2016, hechas públicas ahora por la propia policía. En ella el cardenal Pell rechaza las acusaciones de haber abusado sexualmente de dos niños de un coro, en la sacristía de la catedral de Melbourne, tras la misa de las 11 de la mañana de un domingo, como "una carga de basura absoluta y vergonzosa". Este pasado miércoles 13 de marzo, Pell ha sido condenado a 6 años de cárcel. Por ese incidente y otro posterior con uno de los niños. Cinco cargos de abuso sexual: uno de penetración y los otros cuatro de asalto indecente. Un domingo tras la misa, Pell sorprendió a los niños cantores bebiendo el vino de misa en la sacristía, y al arzobispo se le ocurrió castigar primero a uno agarrándole de la cabeza y bajándosela hasta sus partes expuestas y luego forzó al otro a lo mismo, sexo oral . Su condena el pasado día 13 ya hace este vídeo improrrogable. 

Antes de seguir con el cardenal vamos primero con lo que hay bajo la punta del iceberg que él representa para conocer la dimensión del problema. En diciembre de 2017, la Comisión Real sobre Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil dio por finalizada su tarea he hizo público sus resultados y recomendaciones.

Esta Comisión Real iba a durar tres años, se prorrogó dos más. Al final de esos cinco años de investigación más de 15,000 personas habían contactado con la investigación, planteando denuncias contra más de 4,000 instituciones. Los investigadores escucharon más de 8,000 testimonios de víctimas sobre abusos en organizaciones como iglesias, escuelas y clubes deportivos. Entre los perpetradores de abusos pederastas destacaron los ministros religiosos y los maestros de escuela. El abuso se produjo con mayor frecuencia en una institución administrada por alguna organización religiosa. De los maltratados en una institución religiosa, más del 61% lo fueron en una institución católica. La Comisión declaró que entre 1950 y 2010 el 7% de los curas católicos fueron acusados de abusar niños ¡El 7%! Un porcentaje más alto que el 5.6% de un estudio similar llevado a cabo en los Estados Unidos y el 2% que ha estimado el Papa Francisco. Un 7% quiere decir que uno de cada 14 curas católicos australianos es un pedófilo que ha abusado niños. En el 90% de los casos, niños, de una edad media de 11 años y medio. En el caso de las niñas, 10 años y medio de edad media.

El porcentaje de personal religioso que sigue trabajando en su institución aún después de haber sido acusado de abusos sexuales supera el 10% en algunos grupos católicos. Históricamente las condenas formales por casos de pedofilia han brillado por su ausencia. Lo que ha brillado es la política de ocultismo e impunidad dentro de las instituciones religiosas. Por ejemplo, como resultado de las investigaciones de la Comisión, autoridades de la iglesia Testigos de Jehová declararon que en su grupo habían identificado más de 1000 perpetradores (no casos) perpetradores, de los cuales ni uno solo se había informado a la policía. Cuando se da un incidente de abuso sexual la política oficial de esta iglesia es resolverlo de puertas para dentro, a menudo reuniendo al perpetrador con la víctima, lo que puede incrementar el trauma de ésta

En fin, que la magnitud de este asunto es tal en Australia que en octubre pasado el primer ministro, Scott Morrison, expresó una disculpa nacional a las víctimas de abuso sexual infantil.

¿Es Australia un país donde la pedofilia existe más que en otros países o es un simplemente un país dispuesto a llegar más allá que otros en busca de la verdad? No lo sé.

Lo que hoy sabemos es que la figura más prominente de la iglesia católica en Australia, George Pell, arzobispo primero de Melbourne, luego de Sydney, luego cardenal, luego tesorero del Vaticano y hasta diciembre pasado que fue declarado culpable de abuso sexual infantil, uno de los asesores más confiables del Papa, la tercera persona más importante de la iglesia católica ha sido finalmente condenado por abuso sexual infantil.

Ya fue declarado culpable de los abusos a estos dos coristas en un juicio que acabó el 11 de diciembre pasado. Se ocultó el veredicto por orden de la corte para que no influyese otro juicio pendiente que iba a iniciarse en abril contra Pell sobre abuso a niños en la piscina de su ciudad natal. Ahora ese juicio ya no va llevarse a cabo, con lo cual puede haber más víctimas de abusos que van a quedarse sin respuesta a sus demandas. Y esa es otra tragedia añadida.

Abusar sexualmente de niños es un crimen horrible. Saber quienes cometen el crimen, ocultarlo y proteger a los perpetradores, también es horrible. Según los datos de la Comisión Real, más de una tercera parte de los niños abusados lo fueron por varios perpetradores, más de 1 de cada 5 fueron abusados en más de una institución, más del 10% de los abusados presentaron su testimonio a la Comisión Real desde una cárcel, porque el abuso sexual infantil, sufrido, repito, a una media de edad de 10 años y 4 meses de edad, deja huellas profundas. Ser abusado por un extraño ha de ser duro, ser abusado por alguien que se supone va a cuidar de ti, en quien confías porque representa una autoridad moral, ha de ser más duro.

Y no suelen ser incidentes sueltos. El tiempo medio del abuso sexual de una víctima en una institución se extiende durante 2 años y dos meses. La confusión, la vergüenza, el miedo, el no querer dañar la familia o poner en peligro algo como una beca de estudios, mantiene a las víctimas calladas durante décadas. Muchos niños abusados sexualmente son atrapados por las drogas o el alcoholismo cuando crecen. O acaban con sus vidas prematuramente. De los dos niños del coro que George Pell abusó, uno tiene ahora 35 años, el otro no llegó a ellos, murió en 2014 de una sobredosis de heroína. Fue su muerte la que impulsó a su amigo a dar el paso adelante y denunciar los hechos del abuso que ambos sufrieron.

Vamos con algunos casos.

Este matrimonio, Los Fosters, padres de dos niñas que fueron abusadas sexualmente en su colegio de primaria por el mismo sacerdote. Una de ellas se quitó la vida y la otra fue atropellada por un coche cuando estaba alcoholizada y ahora está lisiada de por vida. Los padres saben en qué lugar de la escuela de los Sagrados Corazones de Melbourne una de sus niñas fue violada. Los padres pidieron cita con el arzobispo de Melbourne, George Pell, la respuesta de Pell a los padres: "Si no les gusta lo que hacemos aquí, llevenos a juicio".

Esta es otra víctima, David Ridsdale. Abusado por su tío, un sacerdote, Acudió en busca de ayuda a George Pell por ser amigo de su tío. Pell intentó comprar su silencio. Para David su escuela de la infancia es como la casa de los horrores. Algunos de quienes fueron abusados aquí ya no están vivos. Su tío es este hombre: Gerald Ridsdale, puede que el pedófilo más notorio de Australia. Cuando este sacerdote apareció por primera vez en 1993 para ser juzgado por sus crímenes, Pell iba a su lado para apoyarlo. Ridsdale fue condenado por abuso y asalto indecente a 9 niños. Nuevos casos contra él han ido saliendo a la luz con el tiempo y ya van por 65 el número de víctimas de las que él mismo se declara culpable de abusarlas sexualmente; cuando ha sido entrevistado admite que sus víctimas podrían ser cientos. Entre éstas, niños de hasta 6 años de edad, como es el caso de uno del que abusó después que el niño perdiese a su madre en un accidente de tráfico. Otro es el caso de una niña abusada entre las edades de 8 y 10 años con la complicidad de su padre. En una ocasión el padre la llevó hasta el confesionario donde estaba el sacerdote, la desnudó y permitió al cura que la abusase. Gerald Ridsdale abusó ininterrumpidamente menores durante más de 27 años ¿Podría haber llegado a tanto si no hubiese sido constantemente trasladado de una parroquia a otra para acallar las quejas que surgían a su paso? George Pell participó en las decisiones de esos traslados.

George Pell aparece relacionado de una manera u otra con muchos de los abusos de la Iglesia católica en Australia. Muchas localidades donde se han dado los peores abusos coinciden por donde él fue creando su carrera.

1996 fue el año que George Pell cometió los abusos por los que ahora está en la cárcel.

1996 fue el año que Pell fue nombrado arzobispo de Melbourne. A sus 55 años tal vez se sintiese en el techo del mundo. O por lo menos con la confianza suficiente para abusar como hizo de dos niños de 13 años en la sacristía de la catedral después de la misa del domingo y que nadie fuese a cuestionar su palabra si aquello salía a la luz. (Tal como el juez ha mencionado ahora en sus sentencia contra él; "su conducta fue impregnada por una arrogancia asombrosa")

1996 fue también el año en el que George Pell estableció "The Melbourne Response" (La Respuesta de Melbourne) el proceso que la Iglesia implementó para apoyar a las víctimas de pedofilia generadas por la institución. Pell se jactaba que desde su posición de arzobispo de Melbourne él fue uno de los primeros en la Iglesia Católica en reconocer e investigar los crímenes cometidos por los sacerdotes y en proveer atención y ayuda a las víctimas y sus familias.

Mentira. Su "Melbourne Response", que él prometió sería totalmente independiente de la Iglesia para investigar, cuidar y compensar las víctimas; fue, como han demostrado las investigaciones de la Comisión Real, pagada por la iglesia, creada para informar a la iglesia, y para servir los intereses de la iglesia. Servía para ocultar la verdad, e intentar intimidar y silenciar a las víctimas. Servía el propósito de evitar escándalos y ahorrarle dinero a la iglesia en tener que compensar a las víctimas. 

La Comisión Real descubrió, por ejemplo, que Pell y la archidiócesis de Sydney gastaron más de $ 1 millón de dólares en una demanda legal por parte de una víctima de abuso, John Ellis, para desalentar a otros de intentar lo mismo.

Las personas asignadas para supuestamente apoyar a las víctimas actuaban contra sus intereses y en favor de la iglesia.  

Uno fué el profesor Ball, psiquiatra, en el que Pell expresó "tener total confianza" una vez que comenzaron a llegarle las quejas sobre él. El profesor Ball trató a las niñas de los Fosters. pero luego fue un testigo clave en la defensa del mismo sacerdote que las abusó, el cura O'Donnell. Los clientes de Ball eran los curas pedófilos, la información privilegiada que obtenía de las víctimas la usaba para crear semblantes que perjudicarán a ellas y favorecierán a los acusados 

En el caso del cura O'Donnell, violador de las niñas Foster, Ball escribió una carta a los abogados del cura diciéndoles que su cliente había cometido abusos durante 50 años y según confesión del párroco, hasta hacía 3 o 4 años. El mismo día Ball escribió otra carta al juez encargado de sentenciar al cura en la que no sólo ocultaba esta información, sino que la contradijo, diciendo que el cura "no tenía ni libido ni inclinación de ofender de nuevo". Sin esa información crítica, el juez creyó la mentira que el cura le había dicho de que llevaba 18 años sin abusar sexualmente de niños. Ball, el psiquiatra de las niñas mintió a propósito para que la sentencia del abusador fuese menor. O'Donnell podría haber sido condenado a 86 años de cárcel, su condena fue de 3 años y 9 meses. Finalmente solo estuvo en la cárcel dos años.

Tras el caso de Ridsdale, quien ha admitido abusar de cientos de víctimas durante casi tres décadas, también estuvo Ball como testigo experto, que llegó a decirle al juez que no veía beneficio alguno en que Ridsdale fuese a la cárcel y que además podía ser contraproducente para el perpetrador porque podría ser explotado sexualmente por homosexuales en la cárcel.

La otra personalidad principal asignada por Pell para apoyar a las víctimas de abuso sexual fue el juez Callaghan: su trabajo, determinar la veracidad de los hechos, si los abusos se habían producido. Estas fueron personas, que tal como Pell repitió en ocasiones posteriores, actuaban con independencia de la iglesia. Mentira, tanto el psiquiatra como el juez eran instruidos por la firma de abogados que representaba a la iglesia. Y era a esta firma a quien enviaban sus informes.

Conclusión, que el abuso sexual de niños y niñas en las instituciones religiosas en Australia, particularmente en la iglesia católica ha sido enorme, por lo menos hasta hace una década. Y el secretismo en torno a ello ha ido de la mano con el abuso. A uno le gustaría pensar que con lo que se está destapando el abuso ya ha de ser menos, espero; pero algo es seguro, tanto muchas de las víctimas de ese abuso como sus perpetradores están aún con nosotros. Y han existido tantos asaltos indecentes a niños dentro de la Iglesia católica porque la institución y sus miembros han abusado de la confianza depositada en ellos por la comunidad. Esos perpetradores religiosos muchas veces conocían el entorno familiar de sus víctimas mejor que nadie, sabían atemorizar a sus víctimas, sabían que caso de que un niño hablase iba a ser su palabra contra la de un representante de Dios, sabían que para muchos creyentes, cuestionarles a ellos, suponía cuestionarse su propia fe católica. Estos criminales sabían que ellos, de cara al resto del mundo, tenían la autoridad moral de representar a alguien que dijo "Dejar que los Niños se acerquen a mi". Y tenían una poderosa institución detrás dispuesta a ocultar cualquier crimen con tal de no perder esa autoridad.

A día de hoy George Pell es todavía cardenal. El Vaticano tarda tanto en reaccionar en situaciones como ésta que muchos se cuestionan si alguna vez se comprometerá realmente a atajar el problema.

EPÍLOGO

La Comisión Real sobre Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil acabó su informe ofreciendo cientos de recomendaciones. Como reflexión final a mi me gustaría comentar sobre una de ellas: el fin de la política de siglos de antigüedad de la Iglesia Católica para el celibato obligatorio. La Comisión Real recomienda que el celibato pudiese ser voluntario.

La comisión descubrió que si bien el celibato para el clero no era una causa directa de abuso, aumentaba el riesgo cuando clérigos forzosamente célibes tenían un acceso privilegiado a los niños.

¿Qué opinas tú sobre esto? ¿Te parece bien el celibato forzoso en los sacerdotes y monjas o podría ser opcional? La sexualidad es algo innato al ser humano, no ha de ser nada feo o sucio. La pedofilia, cuando repercute en abuso de menores, es un delito. Que no se da sólo dentro de las instituciones religiosas, se da dentro de las propias familias, pero un celibato forzoso es un elemento de riesgo.

Existen religiones donde el celibato es opcional, existen guías y líderes religiosos que son padre y madres de familia. ¿Cuántos católicos existen en el mundo que les gustaría ser parte de la institución religiosa y no pueden por no ser célibes? ¿Cuanta gente íntegra que quiere servir, gente formada con cátedras de teología, con fe inquebrantable… gente que puede tener la solución a estos problemas, pero que por mucho que ayuden y se involucren con sus comunidades y parroquias nunca tendrán la oportunidad de ser oídos en ese el núcleo donde se toman las decisiones importantes, porque ese es un club cerrado para célibes. Entre eso y el secreto de confesión no es extraño que se de tanto abuso y se castigue tan poco.

Finalmente como dije que lo bueno y lo malo van de la mano; aquí queda este dato: Australia creo que sigue siendo el único país del mundo donde a quien ha sido condenado por pedofilia no se le permite abandonar el país. La prohibición afecta a más de 20.000 delincuentes sexuales. Ya hay uno más, el Vaticano puede ir buscando nuevo tesorero.

Hasta la próxima,

La Paz.

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Actualidad
 australia australia noticias como es australia marginalmedia comision real australia investigacion australia problemas australia sociedad george pell cardenal pell iglesia catolica abuso infantil abuso sexual de menores pedofilia pederastia Comisión Real sobre Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil
Listas recomendadas!
Recomendados:

▷ Exclusivos de Marginal TV!

Videos que están ocultos en YouTube y que ya solo puedes visionar desde aquí. Hay vídeos con monetización y vídeos sin ella. La monetización de vídeos youtube es un misterio, uno de esos secretos de youtube que afecta gravemente a los creadores de videos. No es suficiente seguir las reglas de la comunidad y respetar los derechos de autor para evitar el bloqueo de la monetización de vídeos; es imposible saber a ciencia cierta que puede bloquear la monetización de vídeos en Youtube. Y YouTube no ayuda al no comunicar con sus creadores.

En el caso de MarginalMedia la monetización de videos youtube se ha hecho ya tan complicada y ya tenemos tantos vídeos con monetización denegada que la frustración ha ido creciendo hasta decidir esto: ir ocultando vídeos con monetización denegada allí para que sólo puedan verse aquí, en marginal.tv

Poco a poco esta lista irá creciendo. Videos de política, vídeos de temática social, vídeos peligrosos… desde vídeos con más visitas hasta vídeos con más dislikes; no dejes de acudir ocasionalmente a visitar esta lista de reproducción youtube de vídeos que ya no encuentras en youtube