10.6 K vistas
July 3rd at 12:11pm

China, Guerra Contra la Diversión

Hola humano,

Bienvenido a un cortodocumental de MarginalMedia, que va sobre China, más específicamente sobre las últimas medidas del gobierno chino para incrementar su censura sobre los jóvenes.

China ya es una de las grandes potencias económicas del mundo. Un leviatán del capitalismo. Sin embargo aún sigue siendo gobernada por un comunismo dogmático y recalcitrante.

Lo que crea numerosas paradojas como la que ilustra el último escándalo sobre medidas restrictivas a la libertad que nos llega desde la tierra de Mao: Se ha comenzado a censurar la exhibición de aretes en las orejas de celebridades masculinas.

Un país capaz de crear ciudades inhabitables haciendo lo que casi ninguna otra nación se presta a hacer: explotando yacimientos de metales de tierras raras, y lo que le preocupa es esto, que sus hombres famosos puedan aparecer en televisión o el internet con aretes en las orejas y eso pueda afeminar al resto de los jóvenes chinos.

Este es un detalle, hay otros que forman parte de esta nueva campaña de censura que los medios han denominado ‘la guerra contra la diversión’.

CHINA, Guerra contra la diversión.

Otras nuevas medidas introducidas por el gobierno chino como parte de este paquete de censuras incluyen el uso de mangas largas por parte de los jugadores de fútbol para cubrir los tatuajes, el reducir los escotes de aquellas mujeres que acudan disfrazadas a las convenciones de videojuegos, y las letras de las canciones de los raperos. En China ya sólo se puede rapear sobre paz y armonía.

En la actualidad numerosas películas americanas y surcoreanas han desaparecido de los servicios de streaming, como detalla esta joven local.

Y a muchos parece no importarles.

“Tal vez igual no deberías haber visto esa películas.” Le dicen sus padres, ambos empleados del gobierno.

“El objetivo de este control es mantener una cultura y valores uniformes entre la población. Así es más fácil manejarnos”, declara la joven.

Y esa censura, al parecer, funciona.

El esfuerzo del Partido Comunista por inculcar a su población “valores socialistas”, como el patriotismo, la armonía y el civismo, entre otros, se está intensificando. Contenido que promueva la veneración del dinero, el hedonismo o el individualismo está siendo removido con mayor frecuencia.

El consumo de contenido sin censurar por la maquinaria del gobierno es hoy menor que hace 5 años.

En su afán por controlar cualquier comportamiento tóxico y no deseado que pueda darse en las redes sociales,

el gobierno chino corre el riesgo de crear una cultura excesivamente infantil de la población. La industria del entretenimiento no tiene un sistema de evaluación de contenido como el que a ti pueda resultarte familiar. No hay clasificación de películas según edad, así que todo el contenido disponible debe ser apto hasta para niños de 12 años.

La versión china de Juego de Tronos no tiene escenas de sexo, se las han quitado. En la película "La Forma del Agua" en la escena en que Sally Hawkins sale desnuda, le agregaron un vestido negro. Las escenas más brutales y violentas de la batalla final entre Leonardo DiCaprio y Tom Hardy en El Renacido fueron cortadas. Al igual que el escaso contenido gay y de desnudos de la película El Libro Verde.

Nada nuevo. El sector más conservador del Partido Comunista siempre ha estado ahí para luchar contra la ‘contaminación espiritual’ .
En los años ochenta la batalla era contra la música pop, los pantalones abombados, las permanentes, las historias de amor o incluso los besos. Parece que querían quitarles ‘los ochenta’ a los ochenta. Pero no ganaron la batalla totalmente, algo se les pasó, el primer beso de la historia del cine chino, en 1980. Éste.
Desde entonces, los ciudadanos chinos fueron ganando más libertades durante las siguientes cuatro décadas.
Son lo padres que disfrutaron de aquellas libertades, quienes ven ahora las nuevas medidas adoptadas por el régimen con preocupación.

Hace dos años, las televisoras comenzaron a censurar los tatuajes, y desde el año pasado las colas de caballo en el pelo de los hombres reciben el mismo tratamiento.Lo que hace pocos años ya resultaba normal ahora deja de serlo.
A la industria del entretenimiento no le ha quedado más remedio que adaptarse y seguir. El año pasado, los reguladores cerraron más de 6 mil sitios web y más de 2 millones de cuentas y grupos de redes sociales. La aplicación de videos Miaopai se cerró. Volvió a ser activada, cuando su fundador prometió mejorar la aplicación agregando los ‘valores socialistas’ y creando contenido positivo.

“El Rap de China”, el primer show de televisión de hip-hop de China también tiene sus historias que contar. Su contenido nunca fue político o contencioso, pero aún así los participantes solían discutir entre ellos ó con los jueces, mostrando la actitud rebelde del hip-hop en su primera temporada en 2017.
Luego cambiaron las cosas. Un campeón del show, Wang Hao, tuvo que disculparse públicamente después de que los medios estatales denunciaran que algunas de sus letras antiguas promovían el uso de drogas. Algunas publicaciones de espectáculos comenzaron a vincularlo con una actriz casada, lo que provocó el retiro de su
música de los servicios de streaming.
En la segunda temporada del show, el tono ya cambió. Los participantes ya rapeaban acerca del amor, los sueños y la familia. La productora cambió también el nombre del show a “Nuevo rap de China”, anunciando una nueva era para el país.
Los ratings del programa empezaron a bajar. Incluso los artistas tuvieron que comenzar a autocensurarse, retirando canciones antiguas de los servicios de streaming por miedo a que les prohibieran actuar en vivo.
Este año, “Underground 8 miles”, uno de los concursos de hip-hop más grandes de China ha sido cancelado porque las autoridades creyeron que su contenido podría tener un impacto negativo en los jóvenes.

La nueva guerra del Partido Comunista ‘contra la diversión’ es una continuación de la guerra, ya más establecida, contra el internet.

Ésta puede que la inicien un poco tarde pero con la del internet están encima desde que éste inició su uso comercial allá por 1995. Ya en 1997 el gobierno promulgó varias leyes para regular su uso y prohibir conductas que consideraba podrían poner en riesgo la unidad social y el orden público del país.

El Gran Cortafuego Chino de censura, denominado oficialmente Proyecto Escudo Dorado, entra en vigor en 2003 y consiste en nada más y nada menos que filtrar todo el contenido que entra y sale del país. Para llevar a cabo esa labor masiva de supervisión están las brigadas de internet, que cuentan con al menos 30 mil miembros.

Google no quiso saber nada de tanta medida restrictiva y se retiró del país en 2010, aunque ahora ya coquetea con la posibilidad de regresar. Demasiado grande el pastel como para quedarse fuera.

Gobiernos y medios informativos extranjeros, estadounidenses, británicos,… están criticado estas acciones de censura de información y arresto de ciudadanos. Pero con sucesos como el reciente arresto de Julian Assange en Inglaterra pues a ver quien está limpio de culpa para tirar la primera piedra.

En definitiva, que la censura parece que vuelve a China pero que unas veces más, otras menos, siempre ha estado ahí. El control de la población y el comportamiento uniforme de la sociedad es una aspiración que desde Mao alimenta el alma del partido comunista chino. Los recortes de libertades del pasado y la censura del

presente, pueden que se queden cortos con el futuro que el gobierno chino prepara para sus ciudadanos.

Futuro que ya se lo presentamos a ustedes en el vídeo "China, La Dictadura Suave" de hace poco más de un año.

Ya les hablamos entonces, del sistema de crédito social que el gobierno comenzó a implementar en 2014 y espera esté en completo funcionamiento para el próximo año. Un sistema para conocer a fondo a los ciudadanos, crear una reputación en torno a ellos, y así premiar a los buenos y castigar a los malos.

Los que se comporten acorde a la doctrina social del partido, serán recompensados, los que tengan un comportamiento indeseable, verán sus libertades restringidas.

La metodología exacta de cómo tu crédito social sube o baja es secreta, pero se sabe que infracciones de tráfico, fumar en zonas de no fumadores, o escribir noticias falsas en internet, dañan tu reputación. Pasear el perro sin collar o no recoger sus excrementos puede llevar a que te quiten la mascota. Faltas en el servicio militar te impiden el acceso a los mejores hoteles.

Los chinos ya tiene el carnet del consumidor que recoge todas las compras que hacen y viene sirviendo desde hace años para construir este crédito social. Por ejemplo, alguien que compra muchos videojuegos o usa demasiado las redes sociales, puede ver disminuida su velocidad de internet.

Si acumulas una buena puntuación en tu carnet del consumidor tienes más posibilidades de que te den un préstamo para la compra de tu vivienda, de ascender puestos dentro del partido, de no tener que pagar el depósito de la habitación de un hotel, etc… Los chinos ya están tan acostumbrados a su sistema de puntos que quien tiene esa buena puntuación hasta la muestra en las redes de citas para incrementar sus posibilidades de un buen ligue.

Por el contrario, una mala puntuación puede impedirte comprar un boleto de avión, no poder matricular a tus hijos en una escuela en particular, o impedirte acceder a los mejores trabajos. De hecho, desde 2016, las empresas pueden consultar una ’lista negra’ de ciudadanos antes de contratar a alguien. Esta lista negra es una forma de degradación pública con el estigma del ‘mal ciudadano’.

La censura es un instrumento de las autoridades para intentar unificar la marcha de la sociedad en una dirección u otra. Hay quien está de acuerdo con ella y hay quien no. Habrá quien piense que el que los medios de comunicación chinos tengan que pixelar ahora las orejas de sus jóvenes para que no se les vean los aretes es una soberana estupidez que puede llevar a peores consecuencias, y habrá quien simplemente piense: si lo dice el estado ¿Por qué no?. 

¿Por qué no? te preguntamos a tí ¿Qué te parece esta guerra contra la diversión? Comenta.

¿Vale la pena perder tu identidad personal en nombre de la identidad colectiva de tu nación? ¿Le conviene a un país tener una ciudadanía conformista y uniforme o es mejor la diversidad y dejar que cada uno se exprese como quiera? ¿Servirán estas medidas para evitar la fragmentación social que parece estar dándose en nuestros países occidentales? Y si fuese así, ¿a qué precio? Tal vez la peor derrota es aquella en la que uno ni siquiera da pelea. Pudiese ser que el futuro de China fuese el futuro de todos.

Hasta la próxima, la paz.

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Actualidad
 china como es china china actualidad china hoy china sociedad la vida en china china ultima hora china noticias
Listas recomendadas!
A continuación: