267.5 K vistas
August 23rd at 1:09pm

Los lugares más horribles del mundo: Larung Gar

Hola Humano,

Bienvenido a un cortodocumental de MarginalMedia,

Hace poco más de dos años este lugar podría haber sido parte de la serie "Lugares Asombrosos del Mundo"; hoy he de incluirlo en la serie "Lugares más horribles". Esto es lo que ocurre cuando un estado actúa determinado a destruir una civilización y adoctrinar una cultura.

Larung Gar, LA CIUDAD EN EL CIELO

Situada a casi 4000 mil metros de altura, en el extremo oriental de la vasta meseta tibetana, a Larung Gar se la conoce como "la ciudad en el cielo".

También se la conocía hasta hace escasamente un año como la sede del mayor instituto budista tibetano del mundo. Probable que ya no lo sea. Este lugar, un hito monumental de la cultura, la religión y la historia tibetanas, está condenado a convertirse en una mera atracción turística. No por el deseo de sus habitantes sino por el mandato del Partido Comunista Chino. Desde hace tiempo la supresión de la identidad tibetana por parte del gobierno chino es algo a lo que los tibetanos vienen respondiendo con protestas. Ahora la pérdida de identidad de este centro espiritual de enseñanza tibetana está convirtiendo la ciudad en el cielo en un infierno para sus moradores.

A comienzos de 2016 se estimaba que la población de Larung Gar consistía en los 10.000 monjes y monjas que la habitaban más una población fluctuante de hasta 30.000 estudiantes que acudían de todas partes a estudiar budismo tibetano. Además de esos estudios también se impartían clases de inglés, chino, medicina, astronomía y filosofía.

Aquí se venía a estudiar y a formarse como budista. No hay lujos. Estas casitas rojas de madera que acogen a los estudiantes, monjes y monjas, tienen dos o tres habitaciones y no tienen ni agua potable, ni baño (esos son servicios comunitarios).

Llegar hasta aquí tampoco es fácil. La ciudad más cercana, Chengdu, está a 650 kms de distancia, 12 horas de viaje en coche. (Digo, para los chinos. Este vídeo no es una guía turística. Los extranjeros no pueden viajar a este lugar. ¿Razón de esta prohibición? No esperes que las autoridades policiales o locales chinas la expresen, no lo hacen. Pero se sabe, no quieren que se sepa lo que está ocurriendo aquí. Así que la mayoría de las imágenes que te muestro las toman los propios tibetanos poniendo en riesgo sus vidas. No olvides eso).

El infierno de Larung Gar comenzó en junio de 2016 cuando las autoridades chinas anunciaron que reducirían el número de monjes y monjas a la mitad, 5.000. Y también el de estudiantes. Aludieron razones de superpoblación. Una pobre excusa. Aquí no hay superpoblación. Espacio es, precisamente lo que no falta. Larung Gar puede ser extendido en todas las direcciones que lo rodean. En cualquier otro lugar de China, con problemas reales de superpoblación, no están haciendo esto que el gobierno decidió hacer aquí.

Un mes después del anuncio gubernamental las excavadoras entraron en Larung Gar y comenzaron a destruir viviendas. El gobierno se dió un año, hasta septiembre de 2017 para diezmar el lugar y desalojar y desplazar a sus habitantes.

Monjes y monjas fueron forzados a montar en autobuses y transportados, en ocasiones, hasta miles de kilómetros de distancia. Obligados a firmar un certificado prometiendo que nunca regresarían. (Residentes que salían a rezar, encontraban sus habitaciones cerradas con llave al regresar). Los desplazados fueron adoctrinados. Obligados a cantar himnos ensalzando la madre patria: China. Estas monjas son obligadas a bailar con sus hábitos en público, actividad no permitida por las enseñanzas budistas. Esto es para humillarlas y denigrarlas.

A finales del año más de 6000 personas habían sido obligadas a abandonar Larung Gar, en mayo de 2017 casi 5000 viviendas habían sido demolidas.

A partir de agosto, hace ahora un año, unos 200 miembros del Partido Comunista y funcionarios laicos asumieron todo el control de la gestión, las finanzas, la seguridad e incluso los libros de texto y las admisiones de los estudiantes del instituto. Estudiantes ya no pueden acudir de todos las partes del Tibet, como antes, han de pertenecer a la provincia de Sichuan y han de probar su compromiso con el Partido Comunista Chino y el sistema socialista. Precisamente la política y otras materias no religiosas constituyen ahora el 40 por ciento de los estudios. Solo a monjes adoctrinados a defender la "unidad de la Patria" se les permite impartir clases.

Esta práctica por parte del gobierno chino no es nueva. Desde 2011 se han instalado equipos permanentes de funcionarios del Partido Comunista en todos los monasterios de la Región Autónoma del Tíbet, la zona central tibetana al oeste de Larung Gar, donde han asumido el comité de gestión de cada monasterio. También ha habido informes de adquisiciones similares de algunos monasterios en las áreas del este de Tíbet. Pero según la organización de derechos humanos "Human Rights Watch" no se sabe que ninguna de estas intervenciones haya sido tan grande como la acontecida en Larung Gar, donde la infiltración ha incluido incluso los niveles más bajos de la administración

del monasterio.

Tíbet tiene una historia como imperio unificado que data de 1500 años atrás. En su apogeo, el imperio se extendió por territorios que hoy ocupan una docena de países diferentes. En 1950 el ejército chino derrotó al tibetano y dejó de ser el Reino del Tíbet, como se conocía hasta entonces, para dividir el territorio y pasar a ser regiones de la

República Popular de China, como se conoce ahora. La llamada Región Autónoma del Tíbet fue establecida en 1965 pero nunca un tibetano ha sido quien la liderase.

Desde la invasión china hasta nuestros días más de un millón de tibetanos han muerto. Como resultado de aquella guerra, en hambrunas posteriores debido a reformas agrícolas, o en prisiones estatales.

Las protestas de los tibetanos han sido constantes en estas décadas. Igualmente la represión. Los tibetanos son marginados por el gobierno chino. Los nómadas forzados a vivir en asentamientos donde sus habilidades no encuentran uso alguno, mientras que otros son desplazados y no se les permite regresar a sus lugares de origen. 

La propaganda del gobierno chino dice que los tibetanos viven mejor ahora que antes como resultado del desarrollo económico que experimenta la zona y de privilegios fiscales. La realidad es una explotación brutal de los recursos del Tíbet por parte de China que dentro del Tíbet beneficia a la minoría china. 

Los recursos mineros del Tibet valen billones de dólares. Zinc, uranio, litio, plata, plomo, cobre, oro, petróleo… El Tibet lo tiene todo. Sus ríos y centrales hidroeléctricas proveen agua y energía para las grandes ciudades chinas; pero es que además es en el Tibet donde nacen los grandes ríos que fluyen a los países vecinos. China controla ahora este grifo

Los puestos de responsabilidad política y empresarial no están en manos de tibetanos sino de la minoría china Han. En el año 2010, un censo realizado en Chengdu, la ciudad que hemos dicho es la más cercana a Larung Gar, reveló que esta ciudad tenía una población estimada de 657 mil habitantes, de los cuales el 96% eran de origen tibetano, seguidos por los Han, con un 3% aproximadamente, como la minoría más significativa. Pero eso está cambiando rápidamente.

En un accidente minero en 2013 en el que murieron más de 80 trabajadores, sólo 2 eran tibetanos. No porque tuviesen más suerte, es porque son los chinos quienes se llevan los trabajos de la minería.

El gobierno está potenciando el turismo chino hacia este área. Leo que en Serthar el poblado más cercano a Larung Gar se están construyendo hoteles de lujo con mascaras de oxigeno en cada habitación. La organización International Campaign for Tibet (ICT), (Campaña Internacional por Tibet) informa que las demoliciones en

Larung gar y Yachen Gar (otro importante instituto budista en la provincia de Sichuan) tienen el objetivo de convertir estos monasterios en destinos turísticos.

La infraestructura construida, los privilegios fiscales, el turismo… no tienen por objetivo mejorar la vida de los tibetanos; sino repoblar el Tíbet con una mayoría china y diluir progresivamente la población y cultura tibetana.

EPÍLOGO

En el mundo de hoy Tibet es una despensa a la que China no va a renunciar, y la cultura budista tibetana una civilización condenada por China a desaparecer Igual que nuestra avaricia por el dinero, por el beneficio económico, (aquello que hemos dado en llamar progreso) nos ha llevado a destruir hábitats que han extinguido especies animales, también extinguiremos civilizaciones y culturas. Pero por esa misma razón monetaria, igual que a alguien se le ocurrió un día con los animales: mejor intentar conservar unos pocos de estos ejemplares (ayudará a sentirnos bien, hicimos "algo" por que no desapareciesen; pero más importante, mientras permanezcan vivos y menos queden más van a pagar otros por verlos; un animal en peligro de extinción es una inversión, no un problema).

Igual, haremos, estamos haciendo, con los seres humanos, con nuestras poblaciones indígenas, vendemos nuestra cultura y nuestras raíces por un plato de lentejas. Llegará un día en que por sacarse una foto junto un budista tibetano se pague más que por sacarse una foto junto a un gorila o un orangután. Alármense ustedes por la comparación, insúltenme si lo desean, lo mismo me da. Yo sólo estoy aquí para contarles. O si lo prefieren, pregúntenle a ellos, su protesta desde hace tiempo es tan resignada como la de los animales.

Hace 100 años China hubiese exterminado a esta gente. Hoy prefiere construir un circo con ellos, un zoo, un museo… Es más rentable. No hay gran diferencia entre esto y, por ejemplo, el museo que Evo Morales se dedica a sí mismo en Bolivia. Si una especie animal se extingue, si una cultura muere… la inversión (dinosaurios aparte) probable que rentabilice menos; pero mientras queden especímenes vivos no sólo se puede especular y comercializar con ellos, también se puede construir un discurso vivo en torno a ello: propaganda. De eso vive un circo, de su propaganda, de sus luces de colores.

PERO ¿de qué vivimos el resto, los espectadores? De si el espectáculo nos conviene o no. Cada vez que hago un vídeo sobre China se amontonan los comentarios de odio y desprecio. Y bueno, las autoridades chinas tal vez se lo merezcan, sus abusos a los derechos humanos son constantes y extensos. Se sabe. Pero también se sabe que China es la segunda mayor potencia económica del mundo. La mayor en términos de población… Un acuerdo económico con China, el adentrarse en su insaciable mercado consumidor es como un premio de lotería, algo que te llega sin realmente merecerlo; pero que como te llegue eres capaz de olvidar todo lo malo que pasa a tu alrededor.

Difícil no hacer la vista gorda y mirar hacia otro lado. O sea, que todas esas denuncias que nuestros gobiernos expresan un día contra el gobierno chino por violar este o aquello otro derecho humano, las van a olvidar al día siguiente, en cuanto consigan venderle un puñado de armas… o de jamones. Lo de siempre, vendemos nuestra conciencia, por una tele nueva: "el muerto al hoyo, y el vivo al bollo".

Hasta la próxima. La paz

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Entretenimiento
 tibet cultura tibetana tibet mapa tibet mapa politico tibetano tibetanos sociedad tibetana como visitar tibet lugares del tibet himalayas techo del mundo everest Región Autónoma del Tíbet budismo tibetano budismo china budismo en china
Listas recomendadas!
A continuación: