2.2 K vistas
May 9th at 7:51pm

Microsistemas. En Busca del Equilibrio Perdido

Hola Humano,

Bienvenido a un cortodocumental de MarginalMedia

 

En alguna ocasión anterior, ya lo he dicho: que para mi el problema del mundo es que hemos confundido una economía de mercado con una sociedad de mercado. La economía es parte importante de la sociedad pero no es la sociedad. El capitalismo tiene su razón de ser y por eso impera como modelo económico en el mundo. Pero los valores del capitalismo no pueden reemplazar los valores éticos del ser humano. El dinero no puede justificar nuestro comportamiento ni acallar nuestra conciencia. Nuestra educación ha de ser básicamente humanista, basada en nuestros principios y valores humanos. Y sobre eso, sí, luego apostar por aquel conocimiento que pensamos pueda darnos un puesto de trabajo. Pero nunca al revés. Cuando un modelo económico, una expectativa de beneficio, el dinero… marca nuestra educación y nuestra manera de ser, estamos perdidos. Renunciamos a nuestra personalidad y nuestra individualidad para pasar a ser una cifra. Tanto ganas o tanto produces, tanto vales. Ya no cuentas tú, o lo que piensas, sientes, o lo que te ocurre. Ya sólo cuenta el gráfico y la estadística a la que te has sometido. Eres parte de un proceso económico basado en el beneficio y en el que puede que pierdas el respeto por ti mismo y por tu comunidad, porque ese proceso tal vez esté muy alejado de tus creencias y valores y no necesariamente vaya a satisfacer tus necesidades reales. 

 

Este vídeo va sobre eso, sobre como los valores de la economía de mercado capitalista controlan nuestra sociedad, y como la preferencia de concentrar nuestros esfuerzos allá donde se consigue el mayor beneficio está creando un sistema que destruye todo a su paso: el planeta y a nosotros. Pero existe una alternativa

 

 

Micro-Sistemas, En Busca del Equilibrio Perdido

 

Este vídeo esta inspirado y dedicado a Diego, que me ha enviado mensajes y un audio. Diego piensa que tanto esta pandemia como la crisis financiera de 2008 son castigos del planeta tierra por nuestro comportamiento abusivo. “Me parece -escribe él- que esto es un golpe de equilibrio que nos está pidiendo la naturaleza para que podamos vivir con armonía como especie”

 

 

“las crisis: -continua, Diego- la económica de 2008 o ésta; son consecuencia de que estamos presionando al sistema a generar extremos cuando en los sistemas estables y sostenibles la tendencia siempre es al equilibrio y esa tendencia al equilibrio se va manifestar de una manera u otra.”

 

Umhh, ¿qué piensas tú? Para mi que la crisis financiera de 2008 fue generada por la avaricia de un un grupo de banqueros y diseñadores de política financiera a la que nos apuntamos todos, y esta pandemia parece que ha surgido por estar mezclando especies animales para su mercadeo, parece. El planeta sí tiene a buscar su equilibrio, pero no me parece a mi que haya decidido castigarnos por no hacer lo correcto. Yo discrepo con la conclusión de Diego, pero aparte de eso, coincido con él en el resto de su argumentación, y aquí os la traigo porque me parece muy interesante compartirla con todos. 

 

Diego es un ingeniero agrónomo boliviano. Y ésta es una parte de su audio refiriéndose a su área de especialización

Tomando como ejemplo al monocultivo para explicarme: Dentro un monocultivo existen muchos problemas a resolver para llegar a una rentabilidad, existe un desequilibrio que afecta a muchos elementos del sistema en pos del beneficio de uno solo, en contraposición de un sistema equilibrado como el que se ve en un bosque primario. Existen, sin embargo, alternativas para resolver este problema como el sistema agroforestal, que es un sistema integrado de cultivos formado por varias especies vegetales que aportan para generar equilibrio, este sistema también ofrece rentabilidad económica (que no será tan alta como en el monocultivo), pero ofrece otros beneficios que son tan o más importantes que el dinero, como la conservación del medio ambiente. El Sistema Agroforestal es una actividad que trata de imitar al bosque originario de la zona, donde en una sola parcela conviven hasta 20 o 30 especies adaptadas a las condiciones climáticas del lugar y donde se obtiene un aprovechamiento a corto plazo (como cereales y hortalizas), mediano plazo (como los frutales) y largo plazo (como las especies forestales para aprovechamiento de madera) y todas estas especies entran en un aprovechamiento cíclico donde algunas tienen líneas de vida más cortas que otras.

Puede ser tan sencillo como copiar y pegar los sistemas en equilibrio que nos muestra la naturaleza, en el caso del ejemplo: el bosque primario. Creo que nuestra tarea debería ser el buscar estos sistemas en equilibrio, ver en qué aspecto de nuestra vida tiene similitudes y copiarlo para acabar con la desigualdad. Esto se puede aplicar en lo político, en lo social, en lo económico, en el sistema de gobierno, incluso en la cultura.

 

MMMh Interesante, ¿verdad? Vamos a revisar lo que él nos dice sobre los monocultivos y el sistema agroforestal y luego ver si un sistema más equilibrado pudiese realmente incorporarse a otros áreas de la sociedad

 

Que el monocultivo está consumiendo rápidamente los recursos más preciados del planeta no es secreto alguno. Está bien documentado. Dentro de nuestra propia network puedes encontrar vídeos como “El Desierto Verde” sobre la plantaciones de eucaliptos y soja que han deforestado El Cerrado, la mayor sabana del planeta. “Pasión Por la carne” y la inmensa cantidad de monocultivos que requiere sostener la industria ganadera. La deforestación de la selvas indonesias para dar paso a las plantaciones de aceite de palma en el primer episodio de nuestra serie “El Imperio de la Alimentación” o cómo en la tercera entrega ya apuntamos al monocultivo como la base de la explotación de los agricultores por parte de las corporaciones de la alimentación.

 

En este vídeo ya comentábamos sobre algo en lo que ahora profundizamos un poco más: este abuso del monocultivo empobreciendo el planeta y empeorando la vida de sociedades ya lo hemos experimentado con anterioridad. Entre finales de 1884 y comienzos de 1885 se reunieron en Berlín los poderes europeos para solventar los problemas surgidos entre ellos durante la colonización de Africa y repartirse el continente africano a su antojo.

 

Hasta entonces, las comunidades africanas practicaban una economía de subsistencia basada en una variedad de productos y en su conocimiento milenario del entorno en el que vivían. Llegaron los colonos europeos sin más propósito que cultivar grandes cantidades de monocultivos que sirviesen a los intereses comerciales de sus metrópolis europeas. Las compañías comerciales gobernaban los nuevos territorios marcados. Aquello significó un desastre inmediato para las poblaciones locales. Desde el mismo año que acabó la Conferencia de Berlin en 1885 hasta 1908 en el Congo Belga murieron 10 millones de personas víctimas de las brutales condiciones de trabajo, el hambre y la enfermedad. Para 1920 la población del Congo se había reducido en un 50%, en buena parte como resultado del trabajo forzoso en las plantaciones del cultivo de caucho.

 

Los agricultores que querían seguir como estaban y no ser parte del sistema colonial del monocultivo, no podían. Los poderes coloniales requerían que las poblaciones nativas pagaran sus impuestos en moneda oficial. Para obtener esta moneda los locales tenían que ser capaces de vender excedentes de sus productos, lo que acabó con la economía de subsistencia al tener los agricultores que centrarse en monocultivos que los colonos fuesen a comprar para ser exportados. Las compañías comerciales tenían control de la producción a través de estos impuestos, igual que las corporaciones de hoy día controlan la producción a través de la patente de las semillas.

 

Cuando las poblaciones nativas no querían someterse a leyes impopulares, las compañías mercantiles pagaban a los jefes africanos locales para hacer cumplir en la población estas políticas coercitivas. ¿En que se diferencia eso de los sobornos o mordidas que las grandes corporaciones dan hoy a nuestros gobernantes para que estos les apoyen a sacar adelante sus proyectos?

 

Llegó la independencia de estos territorios, se fueron los colonos y tras ellos dejaron un continente más desértico, donde el conocimiento, las tradiciones y los oficios relacionados con la economía de subsistencia ya habían quedado prácticamente olvidados

 

Ya vivimos el desastre del monocultivo antes y estamos repitiéndolo ahora. Un agricultor tiene difícil depender de un solo producto que puede ser afectado por una plaga, o estar sujeto a las especulaciones del precio de mercado. Puede vivir mejor apostando en una variedad de productos. La diversidad de los productos de temporada reduce la vulnerabilidad ante riesgos naturales y pérdidas económicas. Los sistemas agroforestales funcionan. Aumentan la fertilidad de la tierra, lo que mejora las cosechas; evitan el uso de pesticidas, lo que produce alimentos más sanos. Reparten más uniformemente las tareas a desarrollar entre los miembros de una familia o una comunidad. Convierten a la agronomía en una actividad más atractiva que lo que es ahora, con más gente dispuesta a vivir en el campo en lugar de emigrar a la ciudad. Lo que a su vez repercute en una mayor producción de alimentos ecológicos que favorece a todos. Los sistemas agroforestales son una parte importante de lo que se conoce como ecocracia (el gobierno en equilibrio con el medioambiente). No intentando ir por encima, sino yendo de la mano

 

Los incas ya usaban sistemas agroforestales en el pasado cuando había cambios climáticos en la región andina y habían de enfrentar épocas con menos precipitaciones y temperaturas extremas. Los árboles ayudan a equilibrar la precipitación y a mantener los suelos húmedos durante las sequías. A su semi-sombra se crea un microclima donde los cultivos crecen más protegidos a las inclemencias del tiempo. Estos árboles fijan el carbono en la manera, ayudan a combatir el cambio climático. Contribuyen a hacer un suelo más fértil lo que reduce la necesidad de abonos químicos que también son una fuente importante de gases efecto invernadero.

 

Más materia orgánica y las raíces de los árboles facilitan la infiltración del agua de lluvia contribuyendo a la recuperación de agua subterránea. Un agua de mejor calidad y menos contaminada puesto que las raíces de los árboles tienen la capacidad de filtrar y reutilizar contaminantes de pesticidas o abonos químicos. El sistema agroforestal de combinar cultivos de temporada con árboles y arbustos autóctonos de la zona, funciona.

 

No el monocultivo, que explota y abusa nuestros recursos; el sistema agroforestal es mas beneficioso en su conjunto. Hace realidad el dicho de “mejor no poner todos los huevos en la misma cesta” 

 

Retomando lo que sugiere Sergio: ¿“Puede ser tan sencillo como copiar y pegar los sistemas en equilibrio que nos muestra la naturaleza” a otros áreas de la sociedad para recuperar el equilibrio y la desigualdad.?”

 

Veamos.

 

Esta mujer se llama Amanda Schochet. En esta presentación habla de cómo en una gran ciudad muchas veces los únicos espacios que quedan sin construir son unos pocos parques, espacios de seguridad cercanos a autopistas y esos barrancos y pendientes empinadas donde no se dan permisos para edificar. Y como las hierbas y arbustos que crecen en estos lugares, constituyen una red de subsistencia suficiente para que las abejas puedan hacer lo que ellas necesitan hacer y mantengan vivos pequeños ecosistemas donde sobreviven cientos de especies vegetales y animales. 

 

Inspirada en esto ella ha puesto su atención en los museos. La fuente de conocimiento de mayor credibilidad para nosotros. Confiamos mas en lo que que aprendemos en un museo que en lo que oímos en los medios de comunicación e incluso en lo que nos cuenta el gobierno. Pero los museos también tienen su “monocultivo”, su problema de desequilibrio y desigualdad. En muchos museos cuesta dinero entrar, quienes atienden a ellos son gente mayoritariamente “blanca” y con una formación académica, y los museos suelen estar localizados en barrios ricos. En el caso de Nueva York, donde ella está desarrollando su labor, los distritos de Manhattan y el Bronx tienen aproximadamente la misma población; pero Manhattan tiene 85 museos mientras que el Bronx tiene 8.

 

Con el propósito de “filtrarse entre las ranuras del sistema” y aprovecharlas (tal como las abejas hacen dentro de los espacios de la ciudad) ella ha creado su proyecto de “pequeños museos” para llegar a un público que normalmente no acudiría a un museo y poder proporcionarles el conocimiento al que no están accediendo. Sus micro-museos son lo que veis. Esas cajas que se montan y desmontan en modelos diferentes y que son distribuidas por bibliotecas, hospitales y otros espacios públicos. Su iniciativa ha sido tan popular que hasta colegios organizan excursiones para ir a visitar estos micro-museos y ella y su equipo ahora incorporan a estudiantes que hacen de guías turísticos de ellos.

 

Tal como el sistema agroforestal con la alimentación, tal como las abejas con el medio ambiente, tal como Amanda con la cultura, podemos implementar “micro sistemas” que vayan cambiando el “monocultivo” de macro-sistemas imperantes para crear un mundo más orgánico, más equilibrado y más igualitario. 

 

Este vídeo sin ir más lejos. Entre las ranuras del monopolio creado por los medios de comunicación nos colamos algunos intentando ofrecer hábitats de pensamiento y debate alternativo. No podemos dejarnos aplastar por la macro-vision imperante. No podemos someternos a ver el mundo y la sociedad simplemente como quieren que los veamos. Tenemos que aprender a verlos y explorarlos por nuestros propios ojos; creando hábitats productivos desde esos reducidos espacios que se les escapa a las corporaciones. No podemos esperar que los de arriba cambien el mundo por nosotros porque no lo están haciendo, hemos de irlo cambiando desde abajo; “O desde fuera, desde la marginalidad, desde las voces que no se oyen, desde lo que no te cuentan…”, tal como expresé ya hace tiempo en mi presentación en patreon que es el objetivo último de mi labor. Crear ese espacio “marginal”, esa ranura en el sistema donde tu voz y tus acciones cuenten. En el área de las comunicaciones, la tarea de quienes contribuimos a sacar este proyecto adelante también puede servir de ejemplo a que algo puede hacerse a pequeña escala para intentar equilibrar un poco el opresivo panorama existente

 

Como ejemplo es el del municipio mexicano de Cherán a nivel político. ¿Recuerdan este vídeo? ¿Recuerdan el sistema de autogobierno implementado por este municipio basado en sus tradiciones? ¿Cómo los vecinos reunidos en torno a sus fogatas nominan a sus representantes del barrio? ¿Cómo estos son luego escogidos por la asamblea vecinal y los tres representantes seleccionados por cada uno de los cuatro barrios forman parte del concejo Mayor de Cherán, la autoridad máxima de la localidad? ¿Cómo la vida de este municipio está dirigida por otros 8 concejos escogidos por el pueblo. Uno de ellos incluso autorizado por la Corte Suprema de Justicia mexicana a decidir sobre pequeños actos delictivos? Este municipio controla su seguridad, sus normas de convivencia y su economía desde sus concejos. Y a estos desde sus fogatas. No necesitan policía, ni partidos políticos. O al menos ese era el caso hace dos años cuando presentamos este vídeo

 

Comentar y compartir otros ejemplos que tengáis de gente, proyectos u organizaciones que busquen el cambiar el sistema desde estos márgenes o ranuras que deja el macro-sistema imperante. Si te sientes impotente ante él, no desesperes, busca los huecos que se abren, aprovecha uno de ellos para ser productivo en él a pequeña escala, y desde él busca conectarte y crear una red con los otros huecos existentes, con aquellos otros que como tú, quieren un cambio. Cuanto más se potencien esas conexiones, esos hilos de conectividad alternativos al sistema, más peso irán teniendo los micro sistemas; las ranuras del “monocultivo” de las corporaciones cada vez se irán haciendo más gruesas, más gente irá siendo parte de ellas, y al final este macrosistema inhumano colapsará y se vendrá abajo por estar demasiado fragmentado.

 

El cambio podría darse desde arriba hacia abajo Desde quien gobierna una nación y el parlamento que crea las leye. (Sin ir más lejos yo tengo medidas originales que yo sepa nunca han sido implementadas y yo implementaría en un país mañana mismo si pudiera. Y si me tiráis de la lengua os las cuento) Pero como nada va a cambiar desde arriba mientras los gobiernos estén supeditados a los intereses económicos, no podemos quedarnos viviendo a la espera y aguantando los chaparrones de monocultivos agronómicos, medioambientales, culturales, mediáticos, laborales y políticos

 

Busca tu ranura dentro del sistema, planta ahí un árbol y cuida de fortalecer sus raíces en él; porque no estás solo. Tu, yo, miles como nosotros, construiremos el bosque, conectaremos nuestras raíces y el vigor de éstas reventará el sistema tal como lo conocemos hoy para construir uno nuevo más equilibrado y humano.

 

Hasta la próxima,

 

La Paz 

 

 

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Sociedad
 microsistemas equilibrio planeta sistemas agroforestales monocultivos agronomia micromuseos desequilibrio desigualdad organico agricultura organica africa colonizacion de africa oportunidades cambio cambio politico cambio de vida cambio de perspectiva micromundos autoayuda cortodocumentales marginalmedia marginal.tv sociedad futuro opciones de futuro oportunidades de futuro
Listas recomendadas!
A continuación: