8.3 K vistas
March 6th at 6:15pm

Peligros para la Economía Mundial en 2020. VÍDEO MONETIZACIÓN DENEGADA

Hola Humano,

 

Bienvenido a un cortodocumental de MarginalMedia.

 

Hoy echamos mano a un informe de The Economist para asomarnos a la economía global y apuntar los 5 peligros más inminentes para la economía mundial en este 2020

 

2019 fue un año difícil para la economía mundial como resultado de que la incertidumbre geopolítica y la desaceleración de la economía china se combinaron para desencadenar una recesión manufacturera global. La incertidumbre geopolítica continua este año con nuevas tensiones entre los EE. UU. e Irán que han resurgido en enero. La aparición de un nuevo coronavirus en China, va a limitar cualquier aumento en la confianza empresarial y la inversión, maniatando las perspectivas de crecimiento de Asia. Desconocimiento sobre el posible alcance de la pandemia y desconfianza en la organización Mundial de la Salud para lidiar con la magnitud de este problema acaba de empujar mercados bursátiles alrededor del mundo a la peor semana desde la crisis de 2008

 

Mientras tanto, el malestar social visto en todo el mundo en 2019 parece que continuará en 2020, desafiando tanto a los gobernantes como a los modelos comerciales. Se pronostica que el crecimiento mundial será del 2,9% este año, cerca de los mínimos de la última década. Los mercados emergentes de América Latina, Medio Oriente y África subsahariana, sólo experimentarán una leve recuperación con respecto a lo que fue un 2019 complicado.

 

La perspectiva de ligero crecimiento económico este año está respaldada por una política monetaria floja entre los países del mundo y sus principales bancos centrales, lo que está amortiguado la demanda en los mercados desarrollados y limitando las presiones financieras de algunas economías de mercados emergentes muy endeudadas. Esta política monetaria floja es una moneda de dos caras, pues presenta el riesgo de desencadenar nuevas crisis de deuda en esos mercados emergentes. 

 

Hay países que se encuentran en momentos críticos de su economía como Brasil, que ha eliminado el obstáculo principal de la reforma de pensiones; Turquía, donde la reciente estabilización de la moneda está apoyando una estabilización en la economía en general; y Sudáfrica

donde la escasez de energía está muy extendida. 

 

Pero en lugar de perdernos en las particularidades de cada nación, nos enfocamos en lo anunciado: la economía global. Estos son los cinco peligros que acechan nuestra prosperidad económica este año, presentados según el porcentaje de probabilidades de que el peligro se convierta en realidad. De mayor a menor

 

———————

 

Peligros para la Economía Mundial en 2020

 

———————

 

1. Estados Unidos - Iran

 

Con un 25% de probabilidades de que se materialice, el mayor peligro para la economía global este año será que el conflicto entre Estados Unidos e Irán nos lleve hasta un exagerado aumento de los precios del petróleo.

 

El asesinato de los Estados Unidos el 3 de enero de Qassem Suleimani, el veterano comandante del cuerpo de élite de los Guardias Revolucionarios Islámicos de Irán, significó una dramática escalada de las tensiones entre Estados Unidos e Irán.

Tanto el gobierno de los EE. UU. como sus aliados del Golfo quieren evitar un conflicto que pueda desencadenar una desestabilización y aumento de los precios del petróleo, e Irán no tiene los medios militares o financieros para librar una guerra contra los Estados Unidos. Así que puede que esta situación no vaya a más. Sin embargo, las tensiones entre los dos países son muy altas, lo que complica la comunicación. Además, existe un alto riesgo de que Irán lance ataques selectivos contra los intereses estadounidenses en el Medio Oriente en los próximos meses. Es probable que tales ataques tengan lugar en países donde Estados Unidos e Irán apoyan diferentes bandos o facciones, como Yemen, Líbano, Siria e Irak. 

 

También es probable que se den ciberataques por parte de ambos bandos. Estados Unidos o alguno de sus aliados, como Israel, podrían paralizar la energía nuclear iraní, atacando instalaciones o instituciones mediante el uso de virus informáticos. Irán también tiene la capacidad de realizar ataques cibernéticos contra empresas estadounidenses. Esos ataques estarían dirigidos contra los sectores financiero y energético por ser los de mayor importancia para la economía de los Estados Unidos.

 

Así que no se puede descartar el riesgo de que sin necesariamente quererlo ni buscarlo ambos países se deslizasen en un conflicto militar. La Revista The Economist es quien estima que existe ese 25% de posibilidades de que ambos países se enzarzasen este año en una guerra directa y convencional, que tendría consecuencias devastadoras para la economía global.

Si eso pasase, hay una clara posibilidad de que el Estrecho de Ormuz (por el que transita aproximadamente el 20% del suministro mundial de petróleo) podría cerrarse por un período prolongado de tiempo. A pesar de que Estados Unidos y Rusia tienen la capacidad de aumentar la producción de petróleo para evitar una conmoción temporal por la falta de suministro, la interrupción prolongada de los suministros de petróleo podría hacer que los precios del petróleo aumentasen hasta US $ 90 / barril, lo que podría aumentar la inflación global y disminuir la confianza de consumidores y empresas.

==========

 

2. Estados Unidos - Union Europea

 

El Segundo mayor peligro para la economía global este año (también con un 25% de probabilidad) es que estalle una guerra comercial entre los Estados Unidos y la Unión Europea.

 

Las relaciones comerciales entre la UE y EE. UU. han estado bajo tensión desde mediados de 2018, cuando el gobierno de EE. UU. lanzó una Investigación sobre cómo las importaciones de automóviles y partes de automóviles fabricados en el extranjero

estaban afectando la economía nacional y amenazaron con aumentar los aranceles a las importaciones europeas de automóviles en un 25%. Aunque los Estados Unidos parece que han retirado esa amenaza, las tensiones persisten en varios frentes. En octubre, Estados Unidos impuso aranceles a una gama de productos de la UE tras investigar los subsidios que ésta ha estado proveyendo a Airbus. Estados Unidos también ha amenazado a Francia con aranceles adicionales en Francia por su impuesto a los servicios digitales. El nuevo acuerdo verde de la UE va a ser un tema polémico para las relaciones comerciales entre ambas partes este año.

 

Las tensiones comerciales entre la UE y los EE. UU. también aumentarán aún más este año, ya que la reciente finalización de una primera fase de acuerdo comercial entre Estados Unidos y China va a obligar a los EE. UU. a prestar mayor atención a ese superávit comercial de la UE con ellos. Posición en la que la UE se reafirmará con la nueva Comisión establecida. El resultado es que podemos asistir a una nueva escalada en las tarifas de las industrias automotrices de ambos lados del Atlántico. 

 

De momento, las conversaciones comerciales existentes entre ambas partes están siendo muy lentas. La UE no está cediendo en cuestiones agrícolas. El riesgo de que ambas partes se atrincheren en sus posturas parece alto. A pesar de la tregua temporalmente acordada entre EEUU y Francia, ese impuesto francés sobre los servicios digitales (que tiene como principal objetivo las grandes compañías tecnológicas de EE. UU.) puede desencadenar represalias por parte de EEUU en cualquier momento. 

 

Si cualquiera de estas disputas escalase hasta una guerra comercial entre los Estados Unidos y la UE. las consecuencias podrían ser serias

 

 Un aumento por parte estadounidense de los aranceles a las importaciones de automóviles de la UE, afectaría malamente en la economía de ésta, la segunda más grande del mundo. La industria automotriz representa aproximadamente el 6% del total de empleos en la UE. Más allá del impacto inmediato del descenso en las exportaciones a los EE. UU. y terceros países, sería un duro golpe para la confianza en los negocios en países importantes de la UE. La UE se vería obligada a tomar represalias, y eso aumentaría el riesgo de una guerra comercial mundial al existir muchos terceros países que se verían obligados a elegir bandos. El crecimiento mundial se desaceleraría, la inflación aumentaría y el sentimiento de los consumidores y las empresas disminuiría

 

——————

 

3. Coronavirus

 

El tercer mayor peligro que acecha nuestra prosperidad global este año (con una probabilidad de un 20% de que se materialice) es el de que este coronavirus que estamos padeciendo se alargue en el tiempo y acabe teniendo un efecto duradero en nuestra economía global

 

La nueva epidemia de coronavirus que estalló en Wuhan, en diciembre de 2019, hasta el momento que escribo se ha cobrado casi 3.000 vidas y ya se ha extendido por todo el mundo. Después de una respuesta inicial lenta, las autoridades chinas han bloqueado la provincia de Hubei, restringiendo una región que es crucialmente importante para las cadenas de suministro nacionales e internacionales. La actividad económica en otras regiones, incluidas Beijing y Shanghai, también se ha visto afectada por la cuarentena y la reducción de la demanda interna de bienes y servicios. Las restricciones para viajar han tenido un impacto significativo en el consumo de servicios de viajes y turismo dentro de China y en el extranjero.

 

El impacto económico global del brote de coronavirus será más profundo que el que se dio con el SARS en 2003, puesto que China tiene un papel mucho más importante en la economía global de hoy. Mucho de este impacto va a depender del tiempo que se tarde en controlar este virus. Se espera que esta emergencia de salud pública en China estará bajo control a fines de marzo. Entonces el gobierno levantará las medidas de cuarentena y la actividad económica se normalizará. Es probable que entonces el gobierno chino implemente un fuerte estímulo fiscal y monetario para propulsar una recuperación y expansión económica, lo que resultaría en un repunte del crecimiento en la segunda mitad del año, tanto en China como en todo el mundo.

 

Hay un 20% de probabilidad de que el virus no sea controlado en China hasta mediados de 2020, y un 5% de que permanezca sin controlar hasta más allá de este año. En cuyo caso, el impacto en la economía global sería mucho más profundo y más persistente. La interrupción del comercio internacional se convertiría en un problema serio. A medida que las cadenas de suministro se desviasen de China, algunos países posiblemente implementarían restricciones al comercio bilateral. Las tensiones comerciales entre EE. UU. y China tendrían más probabilidades de volver a intensificarse, si entonces China no pudiese o no quisiese cumplir los compromisos de importación acordados en la reciente primera fase del Acuerdo comercial limitado. 

 

Cada vez serían más los exportadores internacionales que experimentarían dificultades financieras, a medida que un persistente déficit en la demanda china deprimiese los precios de los productos básicos y los ingresos por exportaciones. La crisis de salud pública también sería una amenaza para la estabilidad política y financiera dentro de la propia China. Si la legitimidad y reputación del gobierno se vieran amenazadas, éste respondería con mayores medidas de control social. Al mismo tiempo, si el uso del gobierno de

una política monetaria y fiscal floja para estimular la economía se prolongase hasta 2021 y más allá, eso renovaría las preocupaciones sobre la gran cantidad de deuda privada de China y su estabilidad financiera a largo plazo.

 

Como el coronavirus siga extendiéndose a nivel mundial, ese pronóstico inicial de The Economist para el crecimiento del PIB mundial de un 2,9%  para este año podría caer por debajo del 2,5%

 

—————

 

4. Cargas de la deuda

 

El cuarto peligro que enfrenta nuestra economía global este año (con una probabilidad de un 20% de que se haga realidad) es el de que las cargas de las deuda existente provoquen una recesión en mercados emergentes

 

Una década de bajas tasas de interés ha provocado un aumento de los niveles de deuda global, particularmente en muchos países con economías emergentes en donde los niveles de deuda externa son ahora significativamente más altos que en 2009. En las economías más desarrolladas, muchos hogares han reducido sus cargas de deuda, pero esto se ha visto facilitado por un aumento

en préstamos públicos. El nivel y el perfil de riesgo de la deuda corporativa también ha aumentado, particularmente en los Estados Unidos. Como resultado de todo ello, las perspectivas de crecimiento global se han vuelto más vulnerables a un cambio de condiciones financieras, tales como cambios en las tasas de interés de los Estados Unidos o el apetito por el riesgo de los mercados financieros, que inmediatamente significarían mayores costos de financiamiento para los países endeudados. 

 

Esto ya ocurrió en 2018, cuando aumentaron las tasas de interés de EE. UU. y el fortalecimiento del dólar estadounidense frente a otras monedas causó una gran volatilidad monetaria entre mercados emergentes. Así se dieron la crisis monetarias y las recesiones de Argentina y Turquía.

 

Desde aquello, un cambio hacia la flexibilización monetaria por parte de la Reserva Federal estadounidense, el Banco Central Europeo y otros bancos centrales importantes han otorgado a gobiernos y empresas endeudadas un respiro. Sin embargo, siguen siendo vulnerables a un repentino e inesperado deterioro de condiciones del mercado, tales como una fuerte disminución de los precios de exportación de productos básicos o un importante ascenso de la percepción de riesgo, lo cual podría desencadenar una espantada por parte de los prestamistas. 

 

Además, el riesgo de un nuevo aumento de las tasas de interés mundiales no ha desaparecido. Presiones políticas contra el sistema

han llevado a un alejamiento de la austeridad fiscal en economías avanzadas, tales como Estados Unidos y el Reino Unido. Incluso la política fiscal de la UE ha comenzado a aflojarse. Si esta dinámica continúa progresando la política monetaria en los mercados desarrollados podría endurecerse antes que lo esperado  por los mercados financieros, lo que llevaría a una repetición de 2018 cuando el costo de la deuda aumentó a nivel mundial y el capital escapó de los mercados emergentes de mayor riesgo.

 

En este escenario, economías frágiles que recientemente han visto una estabilización en sus monedas,  como Argentina y Turquía, podrían caer rápidamente en crisis. Y podrían surgir nuevas crisis, particularmente en países que esperan el apoyo bilateral de China o potencias regionales. El dinero escaparía de estos países con economías emergentes para reducir el gasto en ellos, lo que podría llevar a grandes partes del mundo a la recesión.

 

===============

 

5. Protestas de Hong Kong

 

El quinto (y último peligro que presentamos) que se alza frente a nuestra economía global (con una probabilidad de un 15%) es el de que las protestas de Hong Kong provoquen el éxodo de el centro financiero mas grande de Asia

 

 

Desde junio de 2019 Hong Kong ha sido sacudido por graves disturbios sociales. Estos disturbios fueron impulsados inicialmente por el intento del gobierno hongkonés de aprobar reformas a las leyes de extradición del territorio, que permitirían que los hongkoneses pudiesen ser extraditados a la China continental. Sin embargo, desde entonces, las manifestaciones se han convertido en una expresión más amplia de descontento con el sistema político local y su liderazgo.

 

Existe una clara posibilidad de que las protestas puedan estallar nuevamente este año,si se percibe que los derechos civiles existentes puedan estar bajo amenaza a largo plazo. Esto podría ocurrir alrededor de las elecciones para el Consejo Legislativo

(el parlamento de Hong Kong) programadas para septiembre de 2020, si el gobierno intenta bloquear la presentación de candidaturas de representantes locales que abogan por una mayor autonomía o incluso independencia para Hong Kong. 

 

Los manifestantes también estarán atentos (y con la esperanza de adelantarse) a ver qué medidas de control social que se están implementando en el continente (como tecnologías de reconocimiento facial y blockchain en servicios públicos y de gestión social) les puedan caer encima

 

Si las tensiones continúan aumentando, existe el riesgo de que el gobierno chino pueda responder a los persistentes disturbios y el creciente sentimiento a favor de la independencia en Hong Kong suspendiendo el modo de gobernanza de un solo país y de dos sistemas que permite al territorio disfrutar de una amplia autonomía. 

 

Tal posibilidad podría darse en virtud del artículo 18 de la Ley Fundamental, la “mini constitución” del territorio, que permite la

aplicación de "leyes nacionales relevantes" en Hong Kong en el caso de que el gobierno local se viese superado para controlar los disturbios. La intensificación de estos podría conducir al despliegue de fuerzas del ejercito traídas dede el continente lo que incrementaría la probabilidad de víctimas mortales

 

Cualquiera de estos escenarios causaría una crisis económica grave y repentina, y amenazaría la posición de Hong Kong como el tercer centro financiero más importante del mundo. Se produciría una rápida salida del talento extranjero que lubrica la economía de Hong Kong y la mayoría de empresas extranjeras  buscarían reubicarse en otras ciudades asiáticas, como Singapur, Tokio,

Taipei o Bangkok. Además, la presión política para imponer sanciones a China haría mucho más difícil para Estados Unidos y China mantener conversaciones comerciales y podría conducir a un fuerte aumento de las tensiones entre China y Occidente

 

————

 

Estas son las “patatas calientes” en el horizonte de nuestra economía global para este año. El crecimiento económico del año va a ser  

modesto, asi que mejor que ninguno de estos peligros se hagan realidad o vamos a iniciar la década con un año para olvidar.

 

Hasta la próxima,

 

La Paz

 

MOSTRAR MÁS
MOSTRAR MENOS
Categoría: Actualidad
 economia economia 2020 economia mundial economia de escala predicciones economicas economia para este año economia politica economia 2020 mundial economia sostenible crecimiento mundial crecimiento economico economia social de mercado economia positiva economia social mercados financieros mercados financieros 2020 mercados emergentes economia usa economia UE economia china economia union europea ira usa relaciones iran usa mercados bursatiles
Listas recomendadas!
A continuación: